jml

· Génesis de la globalización

.
© 2007 Josep Marc Laporta

La globalización o mundialización es un término moderno que se ha usado en los últimos veinte años para describir los cambios unitarios que ha existido en las sociedades y en la economía mundial. Especialmente se le ha dado un trato economicista, es decir, gracias a la importancia del trato mercantil entre pueblos y estados se ha producido un movimiento económico que sitúa el planeta en un mismo latir.

Desde mediados de la década de los 50 el mundo occidental sufrió una aspersión de las empresas o entidades económicas. En aquel momento se descubrió con insuitada fuerza las posibilidades de una economía que transcendiera el propio país o región. El turismo masivo fue uno de los descubridores que proporcionó a las empresas ideas y nuevos conceptos de mercado.

De esta forma, un pequeño empresario de Barcelona, al cruzar la frontera y observar otras ofertas y formas de mercado, fue copiando y adaptando aquéllas, creando nuevas en su propio país. El intercambio entre sociedades ya existía anteriormente, pero la novedad fue que los pequeños o medianos empresarios pudieron observar e incorporar otras formas de comercio y otros productos.

Otro de los aspectos que influyó determinantemente fue el incrementado poder adquisitivo de los jóvenes. Una nueva industria amaneció para satisfacer, especialmente, las necesidades juveniles. La industria y las empresas observaron estas posibilidades y fueron adaptando su oferta con el fin de tener nuevos mercados, que junto a las facilidades de viajar, con tiempo vacacional más diversificado, ofreció nuevas experiencias. Si unimos estos tres conceptos, mercado libre, turismo y juventud, obtendremos el origen y la base estructural de la globalización, aunque no su base económica.

Aprender de otras culturas e incorporar sus formas de comercio y productos produjo un intercambio mucho mayor. Primero fue de ideas, después de elementos. En medio de todo ello, el fortalecimiento de la clase media fue otro de los conceptos esenciales para una globalización. Sin clase media con buen poder adquisitivo no existía globalización. Podía haber intercambio cultural y hedonista, y una nueva juventud a la que servir, pero la clase media facilitó los mecanismos, especialmente por lo que se refiere a la potencialidad económica de la sociedad occidental y la aspersión de la economía regional.

Estos tres conceptos dieron origen a ese proceso económico que consistía en la creciente integración de las distintas economías nacionales en un único mercado capitalista mundial. Ello produjo interdependencia. Unificó mercados, sociedades y culturas a través de las posibilidades de adquisición que cada vez fueron mayores y a través de un intercambio cultural esencialmente por medio de la clase media y de la juventud de 20 a 35 años.

El concepto básico de la globalización es la sociedad en red. Es decir, una sociedad que no actúa sometida a las estructuras jerárquicas, sino que se mueve por relaciones horizontales. Ello lo facilitó en gran manera la caída de barreras arancelarias y la interdependencia de los movimientos de capital, ya que éstos traspasaban los límites de las regiones: el libre comercio.

Pero la globalización no hubiera sido plena y absoluta, si conjuntamente no se hubiera dado el crecimiento de la información y de los medios de comunicación. En su génesis, la globalización se inyectó de fuerza por medio de canales informativos. La radio y la televisión fueron aspectos que facilitaron la globalización. Y no porque éstas fueran supraregionales o supranacionales, sino porque en sus informaciones mostraron fehacientemente las realidades de otras culturas. La imagen y el sonido presentaron nuevas formas de conocimiento e interrelación que dieron lugar, no a la comunicación planetaria, sino al conocimiento planetario. La comunicación planetaria vendría posteriormente con las posibilidades de los satélites, parabólicas e Internet.

El conocimiento planetario que proporcionaron las televisiones y la radio facilitó que por medio de la visualización se integrara el concepto de un solo ámbito de conocimiento. Ver y conocer lo que sucedía en otro lugar del planeta proporcionó capacidades sicológicas de ámbito cultural y social. Los medios de comunicación locales (TV y radio), lo que estaban haciendo era poner en la mente de la población conceptos de mundialización. El mundo se abría delante de sus ojos y de su conocimiento, aunque sin poder materializarlo totalmente. Era el aperitivo de una gran comida que vendría después con la comunicación vía satélite e Internet. Pero era necesario la comunicación integradora de esos medios.

De todos los conceptos expuestos como origen de la globalización, la comunicación fue el elemento más pedagógico o ilustrativo para la gran mayoría de ciudadanos. Sin ellos, la globalización sustancial hubiera ido mucho más lenta y imprecisa. El turismo, la clase media y la juventud como elemento de mercado no hubieran sido suficientes si la comunicación regional y supranacional no hubiera estado presente. El elemento aspersor del concepto de globalización en sus orígenes fue la comunicación de la incipiente televisión y radio, que junto a la telefonía de cable formaron la base del conocimiento psicológico de una globalización que poco a poco se iría imponiendo.

Cruzando la historia y los años, hoy podemos asegurar que los medios de comunicación son el gran elemento que revoluciona la globalización. Hoy, la televisión vía satélite, la telefonía móvil e Internet siguen siendo la base activa de la globalización. El capitalismo mundial no sería nada si no existieran estos elementos de comunicación. Esto nos hace pensar que la globalización aún está en sus inicios, puesto que los otros elementos como las multinacionales y la economía mundial, aún están muy lejos de la fuerza y potencia socializadora que tiene la comunicación vía satélite, telefonía móvil e Internet.

A día de hoy, la globalización se ha convertido en un proceso económico, tecnológico, social y cultural a gran escala, que consiste en la creciente comunicación e interdependencia entre los distintos países del mundo unificando sus mercados, sociedades y culturas, a través de una serie de transformaciones sociales, económicas y políticas que les dan un carácter global. Estas transformaciones han crecido durante años en lo que llamamos la génesis de la globalización.
.
Licencia de Creative Commons

2 comentarios:

  1. Kim II11:34

    ¿Puedo discrepar? Le falta la industrialización. Pero todolo demás me parece muy acertado y completo.

    ResponderEliminar
  2. Pere Mas03:47

    No discrepo de nada. Chapeau al artículo. pero a veces leo demasiados conceptos continuados que posiblemente pudieras desarrollar. o tal vez otro artículo sobre el mismo tema. La verdad es que da para muchas refelxiones

    ResponderEliminar