jml

· Los bautistas y su música (13)

 © 2022 Josep Marc Laporta

1- Los himnos de F. de P. Castells
2- ‘La Patria’, de Isabel Lawrence
3- ‘Mira a Jesús’, de H. D. L.
4- Los poemas de Francesc Bardolet
5- Karl A. Haglund: su música y poemas
6- Los himnos de K. A. Haglund

1- Los himnos de F. de P. Castells

      La figura de Francesc de Paula Castells (1867-1934) es de suma relevancia en los anales protestantes internacionales de finales del siglo XIX y principios del XX. Su biografía, recopilada por Alberto Moreno Moreno, es apasionante por la intensidad y dedicación de su vida. Descrito por el escritor como misionero, biblista y masón, aparentemente su currículum poco tendría que ver con la himnología bautista, a no ser por dos interesantes textos hímnicos que nos lo introducen. En El Eco de la Verdad aparece varias veces, ya sea traduciendo al catalán diversos capítulos de la Biblia, con algún artículo apologético o con dos certeras adaptaciones hímnicas. Esbozada primeramente en la revista denominacional bautista, la Biblioteca Nacional de Catalunya conserva de su autoría una traducción de la Epístola de san Pablo a los Romanos, la primera realizada directamente del griego al catalán. Por lo tanto, estamos ante un personaje relevante, no sólo por sus dos himnos sino por sus capacidades intelectuales e intensa vida misionera y biblista.

     Nació en Mataró el 30 de mayo de 1867. Y fue en su adolescencia cuando al leer algunos textos de Érik A. Lund –probablemente en El Eco de la Verdad– y tras sendas discusiones en su casa, entró en contacto con el misionero, quien lo recibió y tuteló, convirtiéndose a la fe cristiana. En este proceso de búsqueda abandonó el hogar paterno, tal vez por serias discrepancias religiosas con sus padres o por su carácter inquieto e hiperactivo. Pasada una primera etapa de crecimiento espiritual con Lund, a los 17 años marchó a Londres para prepararse como ministro del Evangelio en el Harley College. Precisamente sería el propio Érik A. Lund quien tramitaría su estancia allí, ya que anteriormente él mismo había estudiado en dicha institución.

      Ya en 1887 y con veinte años encontramos a Castells como colportor al servicio de la Sociedad Bíblica Británica y Extranjera, partiendo como misionero a Malasia. Y a partir de esta destinación estuvo en las Filipinas, así como en Singapur o en la Conchinchina francesa, siempre realizando su ministerio colportor, con Evangelios y Biblias, sirviendo y pasando calamidades, incluso escapando de un envenenamiento. Su forma de vida fue emprendedora y resuelta. En la fecha en que aparece el texto del Himne del Sagrat Nom en El Eco de la Verdad (1983), Castells ya está en Centroamérica, designado por la Sociedad Bíblica para dirigir el trabajo misional en la zona, encargando traducciones destinadas a los mayas y otras tribus, aunque no sin algunos inconvenientes. El informe anual de la Sociedad Bíblica de 1902 dice de él: «Sus esfuerzos fueron muy criticados al principio. Los idiomas de estas tribus no eran considerados dignos de una traducción de la Biblia. Se afirmaba que cualquier traducción resultaría ser necesariamente inútil. Los indios eran considerados como demasiado ignorantes, y tanto la Sociedad Bíblica como sus miembros fueron tachados de visionarios». No obstante, su persistencia le llevó a encomendar la traducción de diversos fragmentos de las Sagradas Escrituras a diversos dialectos mayas: yucatec, maya y caribe. Precisamente, cuando aparece en El Eco de la Verdad su segunda adaptación hímnica al catalán denominada l’Esperansa del Christiá, Castells encargaba una traducción al maya quiché en Centroamérica. Era el año 1897.

      Estos datos relacionados nos informan de sus convicciones de fe y, también, de que muy probablemente adaptó el Himne del Sagrat Nom y l’Esperansa del Christiá en su etapa de discipulado con Éric A. Lund o en su tiempo de formación en el Harley College de Londres, pese a que se publicarían más tarde. La creciente difusión en el país del Himnario Evangélico de Fenn y la popularidad de otros cantos de la revista denominacional bautista, pudo obstaculizar la popularidad del Himne del Sagrat Nom y l’Esperansa del Christiá, aunque muy probablemente las congregaciones de Figueres i de l’Empordà serían las que más las cantarían. 

     El Himne del Sagrat Nom es una composición que en castellano se conoce bien: Cuán dulce el nombre de Jesús, traducido por Juan Bautista Cabrera y publicado en el Himnario Evangélico para uso de la Iglesia Cristiana Española en 1878 (nº 65 del Himnario Evangélico de las Iglesias Evangélicas de España-1967). El original en inglés fue compuesto musicalmente por Cuthbert Howard (1856-1927) y en la letra por John Newton (1725-1807). Siguiendo los contenidos de John Newton en inglés y de la traducción de Juan Bautista Cabrera al castellano, se observa que Francesc de Paula Castells pudo haber hecho su adaptación desde cualquiera de ambos originales, puesto que la traducción de Cabrera es bastante fidedigna al texto de Newton. Con todo, no se debería obviar que la adaptación literaria al catalán de F. de P. Castells es de una gran belleza, aunque no trascendiera a los himnarios en catalán del siglo XX: Himnes i Càntics Evangèlics de Armengol Felip de 1924, y las sucesivas ediciones de Cants de Glòria a partir de 1965. La siguiente grabación retrospectiva de época nos permite conocer el texto de Castells en una forma muy usada en el siglo XIX en las iglesias protestantes: el canto alternativo de estrofas entre solista y congregación, un formato que también se usaba para facilitar el aprendizaje de himnos. En la actualidad esta práctica ha quedado en desuso.

     L’Esperansa del Christiá es un himno que, por su léxico y formas gramaticales más arcaicas, Castells lo podría haber escrito en los inicios de su vida cristiana, aún en Catalunya. La publicación en El Eco de la Verdad es de 1897, aunque por la apreciación filológica y por la época en que deduzco que lo escribió, apunta a que Lund lo recuperaría tardíamente en su afán de proporcionar himnos en catalán para las misiones en el Principado. La música es de George Coles Stebbins (1846–1945), y el texto original en inglés es desconocido, aunque fue arreglado por D. S. I., siglas recombinadas de Ira David Sankey (1840-1908). Esta fórmula de las siglas intercambiadas fue usada a menudo por diferentes autores para permanecer en el anonimato. Sin ser totalmente fidedigno, el texto de Francesc de Paula Castells recoge con bastante intención la versión de Sankey. Años más tarde, en 1924, apareció en Himnes i Càntics Evangèlics de Armengol Felip con el número 37. Las sucesivas ediciones de Cants de Glòria no lo recogió.



2- ‘La Patria’, de Isabel Lawrence

        De todos los himnos atribuidos a Isabel Lawrence, La Patria es el único que tuvo el honor de ser publicado con la partitura en El Eco de la Verdad del siglo XIX. Primeramente se publicó en 1897 sólo con el texto; y en 1899 se repitió su difusión con la inclusión de la partitura en la primera página. Tal distinción tenía que ver con la buena relación de amistad y sintonía que había existido entre el editor de El Eco de la Verdad, Érik A. Lund, y la Misión de George Lawrence. Aunque ya fallecido misionero galés  (1831–1894), las distintas colaboraciones ministeriales siguieron siendo estrechas, enlazadas con sus hijas. Para observar la gran relación que había entre los bautistas catalanes y el misionero Lawrence, este reporte de las actividades de una de las Conferencias Anuales bautista aparecido en El Eco de la Verdad, es clarificador: «A última hora, mientras estábamos reunidos para orar y oír discursos de despedida, fuimos sorprendidos agradablemente por la inesperada visita del hermano señor D. George Lawrence, quien estuvo más de una hora buscándonos por Figueres».

        En cuanto a la composición de La Patria celestial, tras consultar más de veinte himnarios en lengua inglesa ha sido imposible encontrar alguna relación de la melodía con ningún autor anglosajón. Consecuentemente, no sabemos si la música también es obra de Isabel Lawrence o tan sólo fue una adaptación del texto. Por las condiciones de edición e impresión de la notación musical de la época, me inclino por la probabilidad de que la partitura fuera una copia de algún himnario foráneo por ahora no localizado.

        Como detalle a destacar de la publicación en El Eco de la Verdad es la información que aparece a pie de página en la que aparece el nombre de su autora, la constancia del Colegio Evangélico de la Misión de George Lawrence en Caldes de Montbui y un escueto anuncio sobre cómo adquirir más poesías o himnos:

        Colegi Evangelic

            Caldas de Montbuy / Catalunya

            Tothom que vulga posseir aqueste poesie y altres més, pot demanar-les, que se li enviarán de franc. També podrán recullir-se al carrer de Rosselló, 93, pral. dreta, GRÀCIA, Barcelona.

        Después de la difusión en El Eco de la Verdad, La Patria celestial fue publicada en dos himnarios del siglo XX. Apareció en 1924 en la recopilación de Armengol Felip, Himnes i Càntics Evangèlics, y en el himnario en catalán por excelencia, Cants de Glòria, aunque en este último con otra melodía, distinta a la original publicada en El Eco de la Verdad en 1899. No se incluyó traducción en ninguno de los dos himnarios oficiales de la UEBE.


3- ‘Mira a Jesús’, de H. D. L.

        Se desconoce por completo quién fue H. D. L., el autor del texto hímnico Mira a Jesús. Investigados todos los actores bautistas de la época, ha sido imposible encontrar el origen de las siglas; aunque como sucedió con otros escritores de la época es posible que su autor intercambiara el orden de sus iniciales para quedar en el anonimato. Pero por ese camino tampoco aparece ninguna pista para saber quién era H. D. L. No obstante, una pequeña coincidencia abre una pequeña rendija a un posible esclarecimiento. El 13 de abril de 1894, apareció en El Eco de la Verdad el himno Mira a Jesús. Y, justamente, la semana siguiente, el 20 de abril, el pastor valenciano Vicent Mateu Gil (1869-1914) publicaba en el mismo rotativo un artículo devocional, bíblicamente muy documentado, con el título Mirando a Jesús. Cotejando ambos textos se observan algunas similitudes argumentales. Pero a pesar de las coincidencias, no hay suficiente base para asegurar si Vicent Mateu tuvo algo que ver con la autoría del texto del himno o fue una reacción articulista al poema hímnico publicado la anterior semana. No obstante, sí sabemos que los misioneros y pastores de la época acostumbraban a adaptar o traducir textos de himnos foráneos. ¿Sería éste el caso de Vicent Mateu usando unas iniciales distintas a las suyas como seudónimo? Si tenemos en cuenta que sus artículos bíblicos en El Eco de la Verdad los firmaba sólo con sus iniciales, V. M., tampoco se podría descartar que se escondiese detrás de unas siglas no identificables.

        Pero asistidos por el análisis filológico del profesor JM Virgili, podemos llegar a distinguir si había más cercanía lingüística con el habla valenciana o con la del catalán central o el empurdanés. Lo filológicamente cierto es que el texto se nutre de palabras comunes de ambos territorios. Consecuentemente ha sido imposible encontrar al adaptador del texto que originalmente escribió en inglés Philip Paul Bliss (1838-1876), con música de Sidney Dyer (1814-1898). La letra en catalán de H. D. L. se publicó en El Eco de la Verdad en 1894. Y reapareció en 1924 con el número 27 en la colección de Armengol Felip, Himnes i Càntics Evangèlics, aunque con distinta música. Pero no se incluyó en el himnario en catalán por excelencia, Cants de Glòria, ni hubo traducción en ninguno de los dos himnarios oficiales de la UEBE.


4- Los poemas de Francesc Bardolet

        Natural de Barcelona y convertido en la Misión de George Lawrence, Francesc Bardolet García (1862-) fue, primeramente, carpintero y, posteriormente, maestro en las escuelas evangélicas de Lawrence y miembro desde 1883 de las Asambleas de Hermanos, hasta 1886. En los archivos de dicha iglesia consta que en dicha fecha «marchó a los bautistas», aunque previamente había sido encomendado a la obra por el misionero suizo Alexandre Louis Empaytaz, (1837-1926), pastor de la iglesia presbiteriana en Barcelona. En la revista El Evangelista del 1 de julio de 1886 se afirmaba que «un apreciado hermano en Cristo, el señor Bardolet, cuyas excelentes dotes para la propaganda cristiana son tan conocidas, está establecido en el importante pueblo de L'Escala (l’Empordà) con el propósito de celebrar actos litúrgicos y fundar una escuela. Deseamos a nuestro hermano prosperidad y bendición en su obra». Un año más tarde, el 8 de septiembre de 1887 se formó oficialmente la iglesia bautista de la población.

        La Revista del Extranjero reproducía bajo el título La obra en La Escala una carta enviada en marzo de 1889 por el pastor Bardolet al Sr. Philip Moxom de Boston: «Aunque es una prueba el encontrarme sólo la mayor parte del año en esta población, me consuelo y me esfuerzo por algo. La causa de mi ánimo es mi congregación siempre atenta y sumisa en la placentera voz del Evangelio. Comenzamos nuestras reuniones a las siete, pero media hora antes el lugar ya está lleno. Muchas almas que todavía no tienen el valor de dar su testimonio (el bautismo) trabajan muy religiosamente [...]. La razón por qué todavía no se atreven a dar este paso, tan indispensable a todo cristiano fiel y cabal, es el abuso y el ridículo que tienen que sufrir cuando los mundanos y los católicos-romanos sepan que han sido bautizados».

        Su popularidad en la comarca fue creciente hasta el punto de que años más tarde era de dominio público que «los habitantes de mayor edad hablan muy favorablemente del Sr. Bardolet, que fue maestro de un colegio que se abrió en l’Escala». Así es que vemos a Bardolet como pastor de la iglesia bautista de l’Escala y maestro apreciado. Su celo evangelístico se observa cuando años más tarde, en 1893, «hubo una discusión entre el padre Torró y el hermano Bardolet, quedando el primero bastante maltrecho, al no poder rebatir los argumentos de Bardolet». Benet Turró Darder (1848-1895) era un misionero católico diocesano, muy popular en la época por polemista y propagandista, que mediante la prensa de la época insultó a Bardolet, quién asimismo le retó repetidamente por el mismo conducto. El diario La República del 12 de julio de 1891 se sumaba a la polémica entre el rector de Port de la Selva y Bardolet: «Esta religión que profesa usted  –escribía Bardolet– adora en Verona (Italia) en la iglesia de Nuestra Señora de los órganos el esqueleto del burro que sirvió á Cristo para hacer su entrada en Jerusalén. En Génova se adora también la cola del mismo burro. En el monasterio de Corbie (Westfalla) guardan con veneración la santa piel de un perro que oía misa y ayunaba espontáneamente los viernes de cada semana. En Roma el clero presenta á la adoración de los fieles los restos del pescado que dio á comer á Cristo. En Ladeve (Francia) guardan reliquias de un ratón, que tuvo la osadía de comer hostias consagradas. (...) ¿En qué se diferencia la religión de V. de la idolatría del oscuro paganismo? En que los paganos adoraban los animales vivos y ustedes, los católicos romanos, los adoran después de muertos».

        Debido a que la masonería defendía el progreso y la libertad, y cuestionaba el clericalismo, muchos evangélicos formaron parte de logias y habían sido impulsores. Como sucedía con otros pastores de la época en Catalunya y otros lugares del estado, la conexión protestante con la masonería estaba muy presente en l’Empordà. De la misma manera que el pastor Gabriel Anglada era Abraham y miembro de la logia Fraternidad, Francesc Bardolet era Henoc y parte en 1895 de la logia Redención de Palamós. Con todos estos tintes y matices se puede tener una aproximación al perfil personal y espiritual de Bardolet, del cual sabemos que en 1895 dejó la obra en L’Escala para trasladarse a Palafrugell con la misma finalidad misionera, teniendo a su cargo las congregaciones de Palafrugell, Palamós y Sant Feliu de Guixols. En ese mismo año, en el mes de junio y pocos meses después del fallecimiento de K. A. Haglund, también se le encuentra temporalmente en Burjasot y València, desde donde se informa: «esperamos de su visita mucha bendición de parte del Señor Jesu-Cristo que él ha venido a predicarnos».

        Su participación en El Eco de la Verdad es muy abundante, tanto con artículos teológicos y apologéticos como con poemas. Diecisiete son las poesías que aparentemente no fueron musicadas, aunque no habría que descartar esta posibilidad en algunas de ellas. De las diecisiete, once son en catalán y seis en castellano, todas con notables rimas y oportunas correspondencias con la vida cristiana. A mi Dios es un ejemplo de ello:

            Eres, ¡oh Dios mío!, el refugio santo
                        Que calma mi penar,
            Y entiendes la amargura de mi llanto
                        Con sólo suspirar.
 
            Tú, que el dolor conoces, toda pena
                        Harás desaparecer;
            Ó si el quebranto mi vida envenena,
                        Se trocará en placer.
 
            En tu Hijo Jesucristo, mi alma impura
                        Halló perdón y paz;
            Y en él darásme por añadidura
                        Con creces lo demás.
 
            Así pues, aunque luche mi enemigo,
                        Con impecable ardor,
            No temeré, porque eres Tú mi abrigo
                        Y mi defensor.

        Y como muestra del talento en su propio idioma es este poema, Confiansa y Seguritat, con el subtítulo Himne, dando a entender que podría haber sido musicado e interpretado en las congregaciones de l’Empordà:

              1- Qui per ventura siga
            Del Cristo partidari
            No tem al seu contrari:
            Jesús sols vencerá.
              Ma voluntat rendeix
            A Ell, y es mon anhel
            Que venci la del cel
            Primera voluntat.
 
              2- Lo bé no es tal, si falta
            La bendició divina,
            Y tota pau mesquina
            Gosada aquí sens Ell.
              Més jo las glorias mevas
            Veuré sortir d’ eix llot,
            Si mon desitj en tot
            S’uneix al desitj seu.
 
              3- En los eternals brassos
            D’aquest Déu que ‘m perdona,
            Mon sér s’ abandona
            Ab fé, esperansa, amor:
              Y al Déu de ma ventura
            Tothom desitji amar
            Per tot hont rondi ‘l mar,
           
Per tot hont brilli ‘l sol.


5- Karl A. Haglund: su música y poemas

En una carta a la Misión de 1883, Érik A. Lund informa que «un hermano llamado Haglund, durante algún tiempo pastor de la Iglesia Bautista de Hudiksvall, en Suecia, ha sido mi colaborador durante algunas semanas. Hace un buen servicio entre los marineros mientras estudia el idioma español». Esta es una de las primeras noticias que disponemos del que fuera primer misionero bautista en tierras valencianas. Tras llegar al país, Karl (Carlos) August Haglund (1854-1895), estuvo más de dos años junto a Lund en Catalunya (1882 a 1884), instalándose en València en abril de 1885 para empezar un ministerio evangelístico en El Grau y Poble Nou de la Mar. Lo empezó con las mismas funciones que anteriormente había realizado en Barcelona: con los marineros escandinavos que arribaban al puerto. Seguidamente prosiguió la obra entre los valencianos, organizando una iglesia en 1888, con los bautismos de tres creyentes el 15 de agosto y dos más el 26 del mismo mes, entre ellos los futuros primeros diáconos de la congregación, Luis Vidal y Vicent Mateu, este último uno de los primeros pastores nativos.

La incipiente congregación bautista valenciana selló su fundación con las palabras del propio Haglund: «Humilde es el principio de nuestra Iglesia. Es como el grano de mostaza; pero este grano ha sido sembrado por el Jardinero divino y por eso crecerá. Es como el principio humilde de un gran edificio, pero Jehová es el arquitecto que ha colocado las primeras piedras, sobre la piedra del ángulo que es Cristo, y Él tiene poder y sabiduría más que suficientes para continuar y llevar a cabo su obra para gloria eterna de su santo nombre […] Así quedó constituida esta Iglesia Evangélica Bautista en València, la cual tiene por cabeza a Cristo solo, y por regla de fe y costumbres, únicamente la Palabra de Dios».

Pero, además de haber sido pastor en su Suecia natal (1880 a 1882), K. A. Haglund destacó en la música, tocando el armonio y organizando un coro en su iglesia de Hudisksvell. Aparte de los estudios teológicos en el seminario bautista Bethel de Estocolmo, disponía de una buena formación musical, aspecto que años más tarde complementó ministerialmente en València cuando acostumbraba a cantar a dúo con su esposa Feliciana Armengol Simó (1868-1950).

Feliciana era natural de Gràcia, Barcelona, e hija de padres creyentes de la Misión de George Lawrence, en cuyo colegio se había formado desde niña. Carlos la conoció en sus primeros años cuando estuvo en la capital catalana con Lund, bautizándola él mismo en 1887 cuando ella tenía 19 años. Con iniciáticos conocimientos de música, educación infantil y grandes deseos de servicio cristiano, muy pronto entablaron relaciones afectivas y el 22 de agosto de 1889 contrajeron matrimonio en Barcelona, trasladándose seguidamente a València donde continuaron en conjunto un prolífico ministerio pastoral, que un año antes Carlos ya había dado forma con la fundación de la primera iglesia bautista.

El ministerio evangelístico del misionero no se centró solamente en la ciudad del Túria, sino que visitó otras poblaciones cercanas a la capital. Además de éstas, Haglund hizo misiones en tierras murcianas. En su libro Un siglo de protestantismo en España, el historiador Juan Bautista Vilar reseña la personalidad evangelística de Haglund, destacando su paso por Águilas, «siempre llevado de un celo misional vivo, recorriendo aldeas, cortijos y campamentos mineros. Su paso por aquellas tierras le hizo muy popular, con su simpática estampa de hombre alto, delgado, impecablemente vestido, amable con todos y llevando siempre la Biblia en una mano y un armonio portátil en la otra…». No obstante, su tiempo en Águilas anunciaría el final de su vida y ministerio, ya que falleció el 4 de febrero de 1895 tras contraer una grave enfermedad pulmonar al haberse empapado bajo una lluvia torrencial en su estancia en aquellas tierras, siempre acompañado del inseparable armonio portátil. Tras el inesperado fallecimiento del misionero, la estela musical la continuaron ya en el siglo XX su esposa e hijas, más específicamente Catalina (Carin), que más tarde, en 1916, dirigirá artísticamente la Sociedad Coral Evangélica, una formación que presidió la propia Feliciana Armengol.


No sabemos exactamente en qué momento de su trayectoria catalana, valenciana o murciana escribiría la letra de los dos himnos que de él conocemos. Pero por los años que aparecieron en El Eco de la Verdad, 1894 y 1895, es muy probable que hubieren sido escritos en su etapa valenciana. Dad gracias a Dios y Al cielo voy son los dos únicos cantos que tenemos constancia de su autoría, ya que bajo el texto aparecen sus iniciales y porque también se refleja el número del himnario en el que aparece la tonada, en los dos casos del Sacred, Songs & Solos. Pero es posible que hubiera escrito otros textos hímnicos en los que aparecen sus siglas, aunque sin ninguna referencia melódica que los identifique. El nombre de Cristo, publicado en 1894, es uno de ellos, que por su forma poética y por intercalarse con un coro, inequívocamente era un himno:

El Salvador se encuentra aquí,
           El amoroso Cristo,
           El que en la cruz murió por mí,
           Bendito sea Jesu-Cristo.
 
               Nombre digno de alto honor,
               Nombre del divino amo,
               Nombre de mi Redentor,
               Cristo, Jesu-Cristo.
 
          Llamando está: ¡Venid á mí!»
          ¡Oíd la voz de Cristo!
          En humildad seguidle aquí,
          Y reinaréis con Cristo,
 
          La gloria toda al Redentor,
          Salvado soy por Cristo;
          Su nombre santo infunde amor,
          Su dulce nombre, Cristo.
 
          Venid, cantad á nuestro Dios,
          Al Rey de gloria, Cristo.
          Cantad con corazón y voz
          Al santo nombre, Cristo.
 

Otro texto poético del cual no hay referencias melódicas es Obediencia al Maestro, publicado en El Eco de la Verdad en 1894:

Toda potestad es dada
          A Jesús el Redentor;
          Su mandato obedecemos
          Constreñidos por amor.
 
          Anunciemos fervorosos
          Que en Jesús hay salvación,
          Que por Él encuentra el hombre
          De la vida eterna el don.
 
          Alabemos al Cordero
          Que por nuestro bien murió,
          Que los pecadores crean
          En quien tanto nos amó.
 
          Bautizamos al creyente
          Cual Jesús nos bautizó,
          Al discípulo conviene
          Lo que el Maestro le enseñó.
 
          Sepultémosle en el agua,
          Al pecado es muerto ya,
          Y de Cristo revestido
          Vida nueva vivirá.
 
          Con Jesús resucitados
          Siempre andemos de Él en pos,
          Bien guardando cuanto manda
          Nuestro Salvador y Dios.
 
          Cada día con nosotros
          En la lucha Cristo está;
          Su potencia la victoria
          Decisiva nos dará.
 

Y otro poema de Haglund sin melodía conocida, el cual, por intercalarse con un coro, es indudable que era un himno, es Gozo en el cielo, también publicado en 1894 en El Eco de la Verdad:

En el cielo hay gozo por la salvación
          Del más desdichado pecador.
          Alegría reina en celestial mansión,
          Suenan himnos de infinito amor.
 
                 ¡Gloria! ¡Ángeles, cantad á Dios!
                 ¡Gloria! –á Jesús alzad la voz.
                 Redentor eterno de la humanidad,
                 A Jesús con júbilo cantad.
 
          En el cielo hay gozo, que otro pecador
          Hoy se vuelve al Padre celestial.
          El perdón alcanza por el Redentor,
          Salvación que triunfa sobre el mal.
 
          En el cielo hay gozo; todos á Jesús
          Hoy tributan inmortal honor:
          ¡Gloria á Jesu-Cristo, que murió en la cruz,
          Por salvar al pobre pecador!

Pero uno de los poemas más destacados de Carlos A. Haglund es La muerte del cristiano, un texto publicado dos años antes de su muerte en El Eco de la Verdad, en 1893, en el que parece predecir su propio viaje a la eternidad. Aparte de aparecer en el rotativo bautista, Jesús Millán incluyó en su libro Valencia Evangélica el manuscrito original de puño y letra del propio Haglund:
















6- Los himnos de Karl A. Haglund

Como anteriormente anticipé, Dad gracias a Dios y Al cielo voy son los dos únicos cantos que tenemos constancia de la autoría literaria de K. A. Haglund, ya que bajo el texto aparecen sus iniciales y también porque queda reflejado el número y el himnario donde aparece la tonada, en los dos casos del Sacred, Songs & Solos. Es casi seguro que la composición de estos dos textos hímnicos la realizó Haglund en su etapa valenciana. Por los dos años de aprendizaje del idioma en Catalunya y por el rápido traslado a la capital levantina, se puede dar por sentado el supuesto. Aún más si tenemos en cuenta que su enlace matrimonial con Feliciana Armengol le proporcionaría un apoyo lingüístico óptimo para la creación de su obra poética, que también quedaría registrada en su libro Estudios y Poesías.

No obstante, incluso podría ser que alguno de los himnos evangélicos que por primera vez escuchó Luis Vidal, uno de los convertidos y bautizados en València en 1888, fuera obra literaria del misionero sueco, aunque es imposible tener una mínima confirmación. Jesús Millán, en su libro Valencia Evangélica, da fe de la vitalidad musical de los primeros años de su ministerio en relación con Vidal: «Las hijas de Haglund cuentan sobre el hermano Luis Vidal que fue atraído por las melodías de los himnos evangélicos que se cantaban en la iglesia cuando estaba en la calle del Àngel, por donde él pasaba. Cautivado por la nueva fe invitó al misionero a entonar dichos cánticos en su propio domicilio situado en el centro de València». ¿Qué himnos se cantaban en València a finales del siglo XIX? Sin entrar en profundidad ni detallar cuáles, sí se puede afirmar que la gran mayoría fueron los mismos que cantaron y conocieron los bautistas españoles en todo el siglo XX.

Si Luis Vidal Biendicho y los demás miembros de la Primera Iglesia Bautista de València cantaron los himnos de Haglund es, de momento, una probabilidad. También lo es que el último domingo de abril de 1894, al abrirse un nuevo local para la predicación del Evangelio en Alcàsser, a unos 17 kilómetros de la capital, el coro y/o la congregación pudiera interpretar alguno de ellos. Según recoge El Eco de la Verdad de aquel año: «a la apertura asistieron los hermanos de València que forman el coro que grandemente edifica con su excelente canto a los asistentes a los cultos en la capilla evangélica, calle Portal de la Valldigna 22, en dicha capital. Hicieron uso de la palabra en la reunión el hermano Mateu, quien habló en valenciano y los hermanos Haglund y Lund».

O en Burjasot, donde el domingo día 3 de febrero de 1895, precisamente un día antes de fallecer K. A. Haglund, «tuvieron los evangelistas una agradable visita de amigos y hermanos de València en número de 17, entre grandes y pequeños. Extrañáronse mucho las mujeres de Burjasot al ver que hasta señoras valencianas asistieran a la reunión cantando himnos». No cabe duda de que el canto de himnos era una seña de identidad de los primeros bautistas, ni tampoco se puede obviar la paridad de género en los cultos y, especialmente, la gran vitalidad musical que tanto Haglund como su esposa imprimieron a la incipiente congregación valenciana.

Tanto el primer suceso en Alcàsser como este último en Burjasot, aportan interesantes datos para la investigación musicológica. En el primer caso, en Alcàsser, se informa que cantó «el coro que grandemente edifica con su excelente canto a los asistentes a los cultos en la capilla evangélica, calle Portal de la Valldigna 22». No cabe duda que el dinamismo musical que años más tarde formalizarían su esposa e hijas con la Sociedad Coral Evangélica tuvo unos inicios muy prometedores. A diferencia de Catalunya, donde no quedan registradas formaciones eclesiales de canto coral en el siglo XIX, la iglesia en València sí gozó de un coro desde sus inicios. De todos los misioneros suecos que arribaron al país, Haglund parece ser que era el único que en su tierra natal tuvo una relación más directa con el canto coral, ya que había formado un coro en la congregación que pastoreaba. La pregunta sobre qué cantaría aquella pequeña formación coral la aporta una de las composiciones a la que Haglund puso letra y que seguidamente presento.

Al cielo voy es una composición musical de Edward Herrick Phelps (1829–1863) y poema de Jerome McCauley, que el misionero sueco adaptó al castellano. Aparentemente, por su forma musical y estructura, Al cielo voy era un himno para ser cantado por un coro. Por lo tanto, podría ser que fuera una de las primeras composiciones que cantara el coro de la congregación bautista valenciana. Como sucedía en el siglo XIX y como asimismo fue a lo largo del XX, los himnos que tenían una mayor dificultad de interpretación, ya fuere por su métrica irregular o por sus variables melódicas, acostumbraban a ser interpretados por el coro, dejando los más sencillos y métricamente más regulares a la congregación. Este es el caso de Al cielo voy, un himno más idóneo para ser interpretado a voces por un grupo coral que por una congregación, sobre todo teniendo en cuenta que las crónicas desde València de 1894 dejan entrever la polifonía: «entre los discursos se cantaron himnos de alabanza, ya por el coro de esta iglesia, ya al unísono por toda la congregación». Si Al cielo voy fue interpretado por el coro que dirigía Haglund, es sólo una probabilidad sin confirmación; aunque lo que sí se puede afirmar es que la polifonía de las primeras corales evangélicas de finales el siglo XIX no iba más allá de dos o, a lo sumo, tres voces. La siguiente reproducción contemporánea de época nos permite conocer la adaptación del texto que hizo Haglund y la música que escogió para ser interpretada:

Por otra parte, el suceso descrito anteriormente de Burjasot nos lleva a una nueva contingencia. En este caso El Eco de la Verdad no anuncia la participación de un coro en aquella visita misionera, evidentemente por la obligada ausencia de sus directores, con las altas fiebres que sufría el pastor Haglund y las lógicas atenciones y cuidados que debía prestar su esposa Feliciana. Por lo tanto, el domingo 3 de febrero de 1895 fue cuando los hermanos de València visitaron Burjasot cantando himnos y, al día siguiente, lunes día 4, Haglund fallecía. No disponemos de más detalles ni pormenores sobre aquella eventualidad, sin embargo intuimos que uno de los himnos que Haglund había adaptado, Dad gracias a Dios, se cantaría en València y Burjasot. La publicación del texto un mes antes de su muerte en El Eco de la Verdad, indica tanto su popularidad como su promoción. También es factible que, como se informaba en la crónica de su entierro, la alusión a «cantáronse himnos» incluyera éste o algún otro canto de su autoría.

Dad gracias a Dios fue compuesto originalmente en la música por Horatio Richmond Palmer (1834-1907) y por Mary Elizabeth Servoss (1849-1906) en el texto. El poema en castellano de Haglund fue una fidedigna adaptación del original de la poeta norteamericana: un animoso himno de testimonio y confianza en Dios. Pero, lamentablemente, tanto Al cielo voy como Dad gracias a Dios no fue incluido en ninguno de los dos himnarios oficiales de la UEBE del siglo XX y XXI.


______________________

>>> Relatores de la historia, historiadores y musicólogos de consulta: Josep-Lluís Carod-Rovira, Eva Pernas, Joaquim Campistrón, Pau Grau Ballester; Gabino Fernández Campos; Rev. Carlos López Lozano; Cristián Guerra Rojas; Débora Simón; Jorge Daniel Ciprés Ortega; Noemí Cortès; Jordi Cortès, David Catalunya.


* McConnell, Cecil. La historia del himno en castellano. El Paso, Texas: Casa Bautista de Publicaciones, 1963.
* Burrage, Henry Sweetser. Baptist Hymn Writers and Their Hymns, Portland, Maine; Brown Thurston & Company, 1888.
* Hustad, Donald Paul. ¡Regocijaos! La música cristiana en la adoración. Traducido por Olivia de Lerín. El Paso, Texas: Casa Bautista de Publicaciones.
* Vilar, Juan Bautista. Un siglo de protestantismo en España. (Águilas-Murcia, 1893-1979). Aportación al estudio del acatolicismo español contemporáneo. Cartagena, Universidad de Murcia, 1979.
* de León de la Vega, Manuel. Las primeras congregaciones protestantes en la España del siglo XIX. La Felguera, 2017.
* Kagan, Richard L. Spain in America: The Origins of Hispanism in the United States. University of Illinois Press, Illinois, 2002.
* Raurell Vidal, Carles. Apunts d’Història de la Primera Església Baptista de Sabadell. Cent anys de testimoniatge 1889-1989. Sabadell, 1990.
* Myers Brown, Sandra. Historia, arte y alabanza. La música protestante en la España del siglo XIX. Madrid: Consejo Evangélico de Madrid, 1998.
* Aguiar Rodríguez, Josué. ‘Suenen dulces himnos’. Orígenes de los himnarios evangélicos en España. Las Palmas de Gran Canaria. 2015.
* Bon Rodríguez, Ramón. Historia de las Sociedades Bíblicas, de sus Jefes y Emisarios, Noticias de Varias Capillas Protestantes en España, de sus Pastores, Misioneros y Feligreses, Escándalos, Doctrinas, Vidas y Milagros. Madrid, 1881.
* Guerra Rojas, Cristián. El Himnario Evangélico de 1891: Primer himnario protestante con música impreso en Chile. Resonancias vol. 19, n°35, julio-noviembre 2014, pp. 101-132.
García Ruiz, Máximo. Historia de los bautistas en España. Unión Evangélica Bautista de España (UEBE), 2009.
* Cueva Barrientos, Valentín. Historia de la revista ‘El Eco Bautista’ 1893-2022. Publicación propia, 2020.
* Sarrias, Manuel. Cronología de la Unión Evangélica Bautista de España~1922-2021. UEBE 2022.
* Carod-Rovira, Josep-Lluís. Història del protestantisme als Països Catalans. Edicions tres i quatre, 2016.
* Millán Martínez, Jesús. Valencia Evangélica. 125 años de testimonio (1888-2013). CECVA, Consell Evangèlic Comunitat Valenciana; Pluralismo y Convivencia, 2013.
* Bonet i Such, Pere. Història dels Baptistes a Catalunya. Edicions de la Unió Evangèlica Baptista de Catalunya. Barcelona, 2001.
* The Baptist Missionary Magazine. EUA.
* Aparici Díaz, Antonio. Historia y raíces de los Bautistas en Alicante. Primera Iglesia Evangélica Bautista de Alicante, 1992
* Eskew, Harry, y Hugh McElrath. Cantaré con el entendimiento. Traducido por J. Bruce Muskrat. El Paso, Texas: Casa Bautista de Publicaciones, 1994.
* Guerra Rojas, Cristián. La música en el movimiento pentecostal de Chile (1909-1936): El aporte de Willis Collins Hoover y de Genaro Ríos Campos. Santiago de Chile: Consejo Nacional de la Cultura y de las Artes, Consejo de Fomento de la Música Nacional, 2009.
*  Estruch, Juan. Los protestantes españoles. Nova Terra, Barcelona, 1968.
* Naranjo, Oscar. El Himno en la Iglesia Medieval. Momento de Decisión. Revista cristiana evangélica. Noviembre-Diciembre, 2012.
* Biblioteca Nacional de España. Madrid.
* Archivo Histórico Nacional. Madrid
* Biblioteca Nacional de Catalunya. Barcelona.
* Biblioteca de la Facultad de Teología UEBE
* Biblioteca de la Facultad de Teología SEUT
* Biblioteca Diocesana de la Iglesia Española Reformada Episcopal–Comunión Anglicana, Madrid.
* Archivo Gráfico Documental Evangélico AGDE. Barcelona.
* Biblioteca de Gabino Fernández Campos. Torrejón de Ardoz.
* Biblioteca de Pere Puig Ballonga. Sabadell.
* Hemeroteca Nacional de México.


 © 2022 Josep Marc Laporta



No hay comentarios:

Publicar un comentario