jml

· Percepciones auditivas, sensoriales y espirituales de la música

.
Madrid (España) © 1998 Josep Marc Laporta
«Toda música es hija de su tiempo y madre de nuestros sentimientos» (1)
-Vasili Vasilievich Kandinsky-

Las cualidades sensoriales de la música son tan antiguas como la vida misma. Durante siglos han existido múltiples expresiones musicales que siempre han estado acompañadas de distintos condicionantes emotivos y sensibles. Unas veces se han revestido de religiosidad, otras de folklore popular. En algunas ocasiones han motivado el sano placer del espíritu, otras a la transfiguración mística del propio espíritu. En ciertos momentos se han presentado más como un hedonismo desmesurado, mientras que en otras circunstancias se han transformado en una parodia de la espiritualidad. Y es que la música siempre ha ido acompañada de esos atributos que agradan y encandilan los sentidos de la mujer y el hombre de todos los tiempos. Pero es que esa es su propia esencia. Es consubstancial con la música transmitir más allá de lo comunicativo y relacional. En principio, ningún otro arte posee esa facultad de comunicación, ni tampoco podría despertar tanto encantamiento sensorial como la música. Y la razón de ello es porque las otras artes no actúan sobre la parte más espiritual del ser humano.

1) Vasily Kandisky - Über das Geistige in der Kunst - Benteli Verlag-Berna, 1970 De lo espiritual en el arte - Barral-Labor, 1972.

La percepción auditiva, sensorial y espiritual

-Percepción auditiva-

Mientras las demás artes se comunican basicamente por la percepción visual, la música las aventaja en su transmisión al mostrarse de manera auditiva. Mientras que en la escultura, pintura o arquitectura contemplamos visualmente las formas, los colores, los extremos, las líneas o las medidas; la música se aprecia de manera abstracta, sin poder observar dónde están sus aristas, sus lados o su silueta. La percibimos por el sentido auditivo. Y ésta es la diferencia que provoca la verdadera revolución de su presencia en el ser humano.

Percibimos el sonido por nuestro aparato auditivo cuyos nervios son puestos en acción y llevan su efecto a través de los canales talámicos y corticales. Pero, aún sin la vía cortical, el sonido puede despertar la actividad del sistema nervioso autónomo.(2) Podemos percibir la música aun sin oirla, por medio de los canales sensoriales. Disponemos de una maravillosa capacidad auditiva, creada para nuestra intercomunicación y disfrute de los sonidos.

Tal vez, esta distinción de escucha auditiva no sería suficiente si la música no tuviera un componente estético. Los ruidos también son percepciones que se perciben por el oído pero en absoluto conllevan una experiencia de belleza natural. Además del distintivo auditivo de la música respecto a las demás artes, aquella no dispondría de tanto valor para la humanidad si la combinación de sus notas y ritmos no nos proporcionaran aprecio estético.

2) Therapeutic Notes (Music and Medicine) - Londres, Publ. Park, Davis & Co., 1962.

-Percepción sensorial-


Pero que la podamos escuchar por los oídos, no significa únicamente que la percibamos de esta manera. También todo nuestro cuerpo participa sensitivamente al notar su impacto sonoro. Es la percepción sensorial. En la actualidad, existen aparatos científicos que nos permiten medir los efectos galvánicos de las vibraciones musicales sobre la piel, y observar unos reflejos pupilares involuntarios durante una experiencia musical. Situando unos sensores sobre la piel, unidos a unos electrodos y con la ayuda de un galvanómetro, podemos registrar perfectamente esos impactos sonoros en la piel. Incluso se puede observar como influye la música en la conductividad eléctrica del cuerpo humano.

La razón de por qué se pueden percibir dichos efectos, es porque por todo el cuerpo existen cientos de terminaciones nerviosas las cuales reciben gran cantidad de impulsos sensitivos externos. Ese efecto fisiológico que actúa sobre los tejidos nerviosos es una de las bases físicas para nuestra respuesta simpática. En 1951, la musicoterapeuta Louise E. Weir presentó en un amplio dossier una de sus conclusiones más sorprendentes: ¨el sonido afecta directamente el sistema nervioso autónomo que es la base de nuestra reacción emocional, por ello muchas veces existen respuestas fisiológicas del organismo humano que carecen de explicaciones médicas¨.(3) Es decir, todo el sistema nervioso autónomo se constituye también en otro de los receptores de la música. Y cuando el organismo recibe esos impulsos reacciona de manera fisiológica, y no solo -como presupondríamos- de manera psíquica.

Ello significa que bastantes desarreglos orgánicos son producidos por el impacto sonoro a través de todo el cuerpo y también del oído. Uno de los trastornos más habituales es el simple dolor de cabeza. Cuando se produce un sonido a ciertas frecuencias casi inaudibles por el conducto auditivo, las terminaciones nerviosas siguen recibiendo el impacto de las ondas sonoras provocando respuestas fisiológicas. A raíz de esta revelación, se cuantificó que un 60% de estos dolores craneoencefálicos son producidos directamente por el sonido, ya sea por vía auditiva o sensorial. Evidentemente, en otras artes no se reproducen las mismas repuestas.

3) Louise E. Weir - Music Theraphy, Proceedings of the National Association for Music Therapy - Lawrence, Kansas - The Allen Press. 1952.

-Percepción espiritual-

El último aspecto de la percepción tiene que ver con su vertiente espiritual. Es sabido que la música se produce desde la capacidad humana. Este arte necesita de una sensibilidad artística y destreza especial, pero tampoco podemos ignorar que su transmisión y recepción son la resultante de su forma espiritual. Cuando mencionamos el concepto ¨espiritual¨, nos referimos a su intangibilidad y a ese carácter etéreo, incorpóreo y sublime. Ya puede ser una suave melodía como una gran sinfonía polifónica, en el momento que aparece y suena en el aire nadie la puede recoger entre sus manos o controlar su expansión; es propiedad de lo no corpóreo, es espiritual.

Este atributo provoca en el hombre una sensación de saciedad espiritual al disfrutar de la música. Seguro que muchísimas veces, nosotros mismos nos habremos sentido íntimamente complacidos y vinculados al oír una orquesta, un grupo pop o un cantautor. Y esta sensación es una resultante de la espiritualidad de la música. Como diría Kandinsky, ¨con muy pocas excepciones y desviaciones, la música es, desde hace siglos, el arte que utiliza sus medios no para expresar fenómenos de la naturaleza, sino para expresar la vida interior del artista y crear una vida propia de tonos musicales¨.(4)

Desde esta perspectiva debemos señalar que tanto el creador como el ejecutante musical son individuos espirituales. La esencia básica del hombre es la espiritualidad; no somos solamente seres con vida, sino que tenemos espíritu. Por esta razón, cuando el músico toca un instrumento o canta, su interpretación se expande más allá de lo comunicativo y relacional: también transmite parte de su experiencia vital y condición personal. Y ello es porque su espíritu, en comunión artística con la esencia espiritual de la música, se unen, conformando una comunicación sin fronteras físicas.

Este condicionante es el que hace que podamos afirmar que la música es la más inmaterial y sublime de todas las artes. Por tanto, es la única que puede ser capaz de ahuyentar la tristeza como de provocar la tristeza. Y ello es debido, en gran parte, a esa condición espiritual que posee.

1) Vassily Vasilievich Kandinsky - Über das Geistige in der Kunst - Benteli Verlag-Berna, 1970 De lo espiritual en el arte - Barral-Labor, 1972.
.
Licencia de Creative Commons

4 comentarios:

  1. René22:59

    No habia visto nunca lo de sensorial, auditiva y espiritual en la música. Me parece un concepto a tener en cuenta para estudiar las distintar formas musicales. Y me pregunto si este documento posee un proyecto mas grande o mas largo. O es un resumen?

    ResponderEliminar
  2. Lipien23:51

    Me parece que la platica es muy oportuna. Muy completa. Chao.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo04:48

    existe un libro que se llama DE LO ESPIRITUAL EN EL ARTE de Vasili Kandinsky, de este sacaron las citas que leíste.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo19:03

    Hola.La percepcion auditiva abarca muchos campos,tanto en la musica,en grabaciones de psicofonias o grabofonicas,animales etc,etc.Lo que ocurre es que muchas personas no tienen esa percipidad,otras las dejan escapar de lado sin atencion o importancia merecible,porque la mente no esta habituada que ocurre,solo esta habituada a oir lo presente sin poner atencion el sonido de detras o de fondo,ocurre igual con la vision,podemos estar charlando con otra persona en la calle pero no nos fijamos detras de esa persona que hay o que ha pasado en ese momento,tanto si es un coche o un camion no podemos saberlo,porque no hemos visto pasar nada,porque la vision nos conlleva a la mente lo que tenemos presente que es solamente una cara con la que estamos hablando,es lo mismo que ocurre con el oido en la mayoria de las veces,oimos la voz o intrumentos presentes,pero no prestamos atencion a los instrumentos que se oyen de fondo o detras.
    Tanto la sensitividad auditiva y de vision son ciertas,lo que ocurre es que muchas personas no comprenden esto.Saludos

    ResponderEliminar