jml

· Castillo fuerte,
el himno de la vida de Lutero


~ Capítulo 13º del libro ‘Lutero y la música. La reforma pendiente del siglo XXI’ ~

© 2017 Josep Marc Laporta

1-     Introducción
2-    Aspectos históricos y musicológicos
3-    Difusión y traducciones  

Castillo fuerte es el himno de la vida de Martín Lutero. De todos los cantos escritos de su puño y letra, en Ein feste Burg ist unser no solo asume como propio el argumento principal del Salmo 46 sino que también refleja sus luchas espirituales y humanas. Es el himno que, por una parte, le representa totalmente y, por otra, ha sido capaz de vincular a sucesivas generaciones de cristianos mediante su inspiradora y concluyente poesía.
Lutero y la música. La reforma pendiente del siglo XXI        Sobre Ein feste Burg ist unser y las circunstancias que llevaron a Lutero a su creación en realidad sabemos muy poco, y lo que sabemos son más hipótesis que certidumbres. Cuándo y con qué propósito fue escrito y dónde apareció por primera vez son asuntos bastante velados por los avatares de los siglos. Historiadores y musicólogos de todos los tiempos han mirado y vuelto a mirar sus cartas, documentos, sus comentarios, sermones y las Tischreden (Charlas de Sobremesa) intentando localizar indicios sobre el origen histórico del himno. Y tras numerosas y esmeradas investigaciones ha sido imposible encontrar datos lo suficientemente fiables como para presentar una respuesta convincente.
Partiendo de la base de que Martín Lutero tenía un manifiesto interés en el Salmo 46 Ein feste Burg ist unser Gott está inspirado en él, sería normal y factible que en alguna predicación o comentario bíblico hiciera alguna referencia directa al salmo. Sin embargo, el Reformador no dijo nada al respecto ni pareció estar interesado en su exégesis, puesto que no existe ninguna exposición alusiva.
Este punto de partida invita a deducir que Ein feste Burg ist unser Gott es, en realidad, una paráfrasis libre del Salmo 46; o, más apropiadamente, una viva y contundente reafirmación de fe inspirada en el salmo, colmada de vivencias contextuales. Lo cierto es que el poema no sigue de forma más o menos ordenada los versículos del salmista como es habitual en otras composiciones de Lutero, sino que recurre al contenido del primer verso para impulsar la narración. Desde la convicción de que Dios es su refugio y fortaleza, Lutero despliega toda una serie de argumentos bíblicos con alguna esporádica referencia al Señor de los ejércitos en forma de pregunta retórica. Por tanto, la literalidad del Salmo 46 se ve reducida a tres versículos (1, 7 y 11), dos de ellos repetidos por el mismo salmista (7 y 11). Dentro del análisis y observación himnológica, uno de los aspectos que merece especial atención es que mientras el Salmo 46 no hace ninguna referencia explícita a Satanás, el himno de Lutero sí alude directamente al Tentador en dos de las cuatro estrofas. Esta inclusión, ajena a la textualidad del salmo, revela una profunda convicción de que la verdadera batalla espiritual se libra en una dimensión superior.
Sin embargo y a pesar de no seguir ordenadamente los versículos en los que se inspira, el desarrollo del texto mantiene una unión conceptual con el mismo salmo y con vínculos referenciales a otros textos bíblicos. Como en muchas de sus composiciones, Lutero acostumbraba a tejer literariamente sus poemas apoyándose en la Biblia y en su conjunto escritural. Es por ello que Ein feste Burg ist unser Gott sugiere profusamente diversos pasajes de las Escrituras.[1]

1. Castillo fuerte es nuestro Dios,                Salmos 46:2-6: Dios es nuestro amparo
un baluarte que nunca falla;                         y nuestra fortaleza, nuestra ayuda
Él nos socorre y libera en la angustia           segura en momentos de angustia.
que hoy nos alcanza.                                     Apocalipsis 12:9-12: Y fue lanzado fuera
Nuestro antiguo enemigo                             el gran dragón, la serpiente antigua,
seriamente se afana.                                      que se llama Diablo y Satanás,
La astucia y el poder                                     el cual engaña al mundo entero.
son sus terribles armas.                                Génesis 3:1: La serpiente era más astuta
En la tierra no hay nadie como él.                que todos los animales del campo
                                                                      que Dios el Señor había hecho.
                                                                      Efesios 6:1: Vestíos de toda la armadura
                                                                      de Dios, para que podáis estar firmes
                                                                      contra las asechanzas del diablo.
                                                                      Job 41:25: Cuando él se levanta,
                                                                      los poderosos tiemblan; a causa
                                                                      del estruendo quedan confundidos.

2. Con nuestras fuerzas nada haremos,       Efesios 6:10: Por lo demás,
pronto estaríamos perdidos;                         hermanos míos, fortaleceos en el Señor,
mas por nosotros lucha el Justo,                   y en el poder de su fuerza.
el escogido por Dios mismo.                         Nehemías 4:14b: No temáis delante
¿Preguntáis quién es?                                  de ellos; acordaos del Señor,
Su nombre es Jesucristo,                               grande y temible.
Señor de los ejércitos,                                    Salmos 46:4: El Señor de los ejércitos
no hay otro Dios,                                           está con nosotros; nuestro baluarte
Él nos sostiene en pie.                                   es el Dios de Jacob.
                                                                       Salmos 24:8: ¿Quién es este Rey
          de la gloria? El Señor, fuerte y poderoso;
                                                                       el Señor, poderoso en batalla.

3. Aunque el mundo esté lleno                    Efesios 6:12: Porque no tenemos lucha
de demonios que nos quisieran devorar,     contra sangre y carne, sino contra
no les tendremos miedo,                              principados, contra potestades,
pues no nos conseguirán dominar.             contra los gobernadores de las
El príncipe de este mundo,                          tinieblas de este mundo, contra
por más que se enfurezca,                            huestes espirituales de maldad
ningún daño podrá hacernos;                      en las regiones celestes.
esto es porque que ya ha sido juzgado,         1ª Pedro 5:8: Sed sobrios, y velad;
una sola palabra lo ha hundido.                   porque vuestro adversario el diablo,
                                                                     como león rugiente, anda alrededor
                                                    buscando a quien devorar.
                                                    Juan 18:6: Cuando les dijo: Yo soy,
                                                    retrocedieron, y cayeron a tierra.

4. A la Palabra santa, el enemigo               Acalipsis 12:11: Ellos lo vencieron
la habrá de respetar, mal de su agrado,       por medio de la sangre del Cordero
Cristo, con el Espíritu y sus dones              y por la palabra del testimonio de ellos,
combate a nuestro lado.                                y no amaron sus vidas,
Que nos quiten la vida,                                llegando hasta sufrir la muerte.
los bienes, la fama, los hijos y la esposa:      SALMOS 46:6: Bramaron las naciones,
nada de ello es nuestra ganancia,                se tambalearon los reinos;
su Reino permanece para siempre.              dio Él su voz, y la tierra se derritió.
                                                                     Isaías 11:2: Y reposará sobre él el Espíritu
                                                    del Señor; espíritu de sabiduría
                                                    y de inteligencia, espíritu de consejo
                                                    y de poder, espíritu de conocimiento
                                                    y de temor del Señor.
                                                    Filipenses 3:7: Sin embargo, todo aquello
                                                    que para mí era ganancia, ahora lo
                                                     considero pérdida por causa de Cristo.

2 - ASPECTOS HISTÓRICOS Y MUSICOLÓGICOS

Como anteriormente apunté, sobre las circunstancias que llevaron Lutero a componer Ein feste Burg ist unser en realidad sabemos muy poco y lo que sabemos son más hipótesis que certidumbres. En el intento de esclarecer el contexto histórico en el que se creó, el acreditado himnólogo inglés John D. Julian[2] enumeró tres teorías que, junto a dos más, conforman el grueso de las probabilidades. En total son cinco.
[TEORÍA A] La primera alude al historiador de la Reforma Heinrich Heine,[3] quien aseguró que Castillo fuerte es nuestro Dios fue cantado por Lutero y sus compañeros cuando entraban a Worms el 16 de abril de 1521 para asistir a la Dieta.[4] La suposición de que se compuso alrededor de esas circunstancias se debe a un paralelismo con la tercera estrofa,
  
«Aunque el mundo esté lleno
de demonios que nos quisieran devorar,
no les tendremos miedo,
pues no nos conseguirán dominar»,
   
relacionándola con una famosa frase imputada a Lutero en vísperas de la Dieta de Worms: «Entraré en la ciudad, aunque hayan tantos demonios como tejas en sus tejados».[5]
[TEORÍA B] La segunda la postuló el historiador de la iglesia alemana K. F. T. Schneider,[6] sugiriendo que el himno fue un tributo que Lutero hizo a su amigo Leonhard Kaiser,[7] ejecutado en la hoguera el 16 de agosto de 1527 por no renunciar a sus ideas y fe. El Reformador se había carteado con Kaiser en los momentos en que éste fue acusado de herejía y encarcelado por las autoridades. Muy afectado por los acontecimientos, Lutero, además de interceder por él a la nobleza, le escribió una carta de consuelo indicandole que, tanto si lo liberaban como si no, tendría que «reconocer la voluntad de Dios en su vida, lo que le llevaría a amarle y alabarle con un corazón agradecido». Los sucesos se precipitaron y Kaiser fue quemado vivo en la hoguera. En sus últimos instantes de vida, Leonhard cantó, junto a los fieles que se habían congregado, Komm Heiliger Geist, un himno que en 1524 Martín Lutero había escrito la segunda y tercera estrofa. El suceso de la ejecución de su amigo conmovió profundamente a Lutero, por lo que el cronista K. F. T. Schneider especula que compuso Ein feste Burg ist unser Gott en su homenaje y recuerdo.
[TEORÍA C] La tercera es del historiador de la Reforma Jean-Henri Merle d'Aubigné,[8] quien sostuvo que el himno de Lutero fue cantado por los príncipes luteranos cuando entraban en Augsburg antes de la Dieta de 1530, donde se presentaron las confesiones de Augsburg. En defensa de su propuesta, Merle d'Aubigné dijo que el himno se cantaba habitualmente en muchas iglesias alemanas, cuestión que no prueba ni confirma cuándo ni en qué circunstancias fue creado.
[TEORÍA D] La cuarta asegura que fue compuesto en relación a la Dieta de Espira de 1529, donde los príncipes luteranos alemanes presentaron una protesta contra el edicto de Worms que había promulgado el emperador Carlos V, que significaba la revocación de sus libertades y que por ello recibieron el nombre de Protestantes. Esta tentativa apunta a que se compuso especialmente pensando en el acontecimiento, sin aclarar la relación del himno con los príncipes ni en qué momento se creó. Al igual que la teoría C, es probable que esta tesis solamente apunte a que Ein feste Burg ist unser fue entonado por los príncipes por el simple hecho de que ya era popular entre los cristianos reformados, sin aportar datos concretos sobre su composición.
[TEORÍA E] Una de las conjeturas que ha hecho más mella en la historiografía popular, apunta a que Martín Lutero compuso Ein feste Burg ist unser Gott durante su cautiverio en el castillo de Wartburg, cerca de Einsenach. Entre mayo de 1521 y marzo de 1522 vivió en la fortaleza, después de ser prácticamente raptado para su propia seguridad a petición de Federico el Sabio, tras ser excomulgado por el papa León X por su rechazo a retractarse en la Dieta de Worms. Fue durante este período cuando Lutero, bajo el seudónimo Junker Jörg (el caballero Jorge), tradujo el Nuevo Testamento al alemán,[9] realizó algunos comentarios de los salmos y redactó sermones y otros escritos. La concatenación léxica entre Castillo fuerte y Castillo de Wartburg y su reclusión durante un año, sugiere la idea de que la fortaleza era la viva representación de la súplica de su alma, buscando seguridad y protección divina, por lo que podría ser que aquél fuera el escenario y las circunstancias de composición.
Pero de todas las hipótesis expuestas no hay ninguna que por sus reseñas o referencias a documentos históricos pueda postularse como válida y definitiva. Estas y otras muchas teorías han transitado libremente durante años y siglos a merced de la benevolente aceptación popular. Y pese a que sus valedores han pretendido que la suya fuere la verdadera, la realidad es que no existe suficiente constatación historiográfica como para defender ninguna de ellas.[10]

En el intento de conocer las circunstancias de composición de Ein feste Burg ist unser Gott, los datos sobre las primeras ediciones impresas aportan una imprescindible guía documental, aunque para los expertos no ha sido nada fácil identificar el primer ejemplar donde apareció. Algunos historiadores afirman que fue en el himnario de Hans Weiss, en 1528; pero en la actualidad no existe ninguna copia ni hay indicios de que durante dos siglos haya existido ningún ejemplar. Con el título Der XXXXVI. Psalm. Deus noster refugium et virtus, en el himnario de Andreas Rauscher de 1531 se cita como la fuente existente más temprana, pero tampoco se ha podido encontrar ninguna copia. Algunos estudios consideran probable que Ein feste Burg ist unser Gott apareciese en un himnario perdido de Joseph Klug de 1529, del cual tampoco hay ninguna copia; aunque posteriormente, en 1533, sí que figuró en una reedición del mismo Klugsches Gesangbuch, que ha llegado hasta nuestros días.
Como es evidente, encontrar la edición más antigua en la que Ein feste Burg ist unser Gott apareciera ha sido y sigue siendo una tarea compleja. No obstante y a pesar de las diversas ediciones primitivas perdidas, se ha podido constatar que la copia existente más antigua de texto y melodía está en el Kirchengesänge, una edición de 1531 de Jobst Gutknecht,[11] en Nürnberg. Cabe destacar que Gutknecht fue el impresor del primer himnario de la Reforma, el Achtliederbuch, un pequeño ejemplar con tan solo ocho cantos, por lo que la coincidencia es significativa. Posteriormente, en 1533, el himno de Lutero se reeditaría en el Klugsches Gesangbuch tras, supuestamente, haberse publicado en 1529.
Estas evidencias documentales ayudan a la investigación. Las distintas fechas expuestas aportan un interesante marco de probabilidades que socorren al musicólogo. Desde el desaparecido himnario de Hans Weiss, en 1528, hasta el Gesangbuch de Joseph Klug, en 1533, transcurren cinco años sobre los que se pueden descartar teorías o apuntar algunas certezas. Una de éstas es la gran unanimidad en la comunidad musicológica sobre los años de composición de Ein feste Burg ist unser Gott: entre 1527 y 1530. Por lo general, los himnos de Lutero fueron impresos con bastante prontitud después de ser escritos. En algunos casos solo pasaron unos meses y en otros no llegó a un año. Esta prescripción histórica nos permite situar la fecha de composición en alguno de esos tres años por tres razones: porque las ediciones de himnarios fueron continuas y abundantes desde 1524, porque en las primeras publicaciones de 1524 a 1526 no aparece y porque entre las que surgieron en el trienio de 1527 a 1530 se cuentan varios originales extraviados.
Como es de suponer, estas conclusiones descartan algunas conjeturas. De entrada, las teorías A y E podrían ser rechazadas. Los hechos que se narran en estas dos hipótesis acontecen entre 1521 y 1522, por lo que si la primera aparición publicada del himno es del año 1528 (edición perdida) o del 1531 (himnario de Andreas Rauscher), el decalaje de tiempo es bastante significativo como para dar conformidad a dichas tesis; más aún si tenemos en cuenta que dos años más tarde de aquellos sucesos, en 1524, aparecieron tres himnarios reformados y Ein feste Burg ist unser Gott no se imprimió en ninguno de ellos, por lo que no parece que exista ninguna relación directa entre la fecha de edición del himno y los sucesos de la Dieta de Worms [A] o del Castillo de Wartburg [E].
Sin embargo, una indicación que podría dar cierta credibilidad a las tesis A y E es una oración registrada de Lutero un día antes de la Dieta de Worms.[12] En un momento crucial de su vida, teniendo que enfrentarse en pocas horas al tribunal, con su vida en juego y todo su futuro dependiendo de lo que diría y sucedería, el Reformador clamó a Dios pidiendo ayuda. En la oración se atisban algunos de los conceptos del himno:
     «¡Qué débil y temerosa es la carne, y qué poderoso y activo el diablo con sus apóstoles y sabios del mundo! […] Ayúdame tú, ¡oh, Dios mío!, fiel y eterno. Yo no tengo confianza en ningún hombre. Todo sería en vano, nada me aprovecharía. ¡Todo lo que es carne y confía en carne, es falible y perecedero! […] Porque el mundo nunca podrá constreñir mi conciencia, aunque estuviera lleno de diablos. Y no temo, aunque mi cuerpo, que es obra y criatura de tus manos, fuese en esta empresa destruido o despedazado; porque tu palabra y tu espíritu me quedarán; los enemigos pueden atacar sólo el cuerpo; el alma es tuya, a Ti pertenece y permanece también contigo por toda la eternidad. Amén. Dios mío, ayúdame. Amén».[13]
   
Soy de la opinión de que Castillo fuerte es nuestro Dios no se fraguó en la mente y en el corazón de Lutero improvisadamente o de repente. Fue fruto de un largo y experimentado caminar en la fe, con sus luchas, incertidumbres y convicciones espirituales y vivenciales. Es por ello que la oración aludida, aunque parece describir algunos versos del himno, es más la expresión del proceso espiritual en que se encontraba que la consolidación de un posible texto hímnico.
Otro de los detalles a tener en cuenta es que la excelente construcción de Ein feste Burg ist unser Gott no parece ser el resultado de un primer intento creativo; más bien es fruto de una capacidad artística más entrenada y trabajada. Las primeras composiciones de Lutero son de 1523 y 1524, la mayoría de ellas muy sujetas a narrativas textuales, por lo que, musicológicamente, la madurez estilística de Castillo fuerte es nuestro Dios no coincidiría con esa primera etapa. Aún más abona esta tesis si nos atenemos a un importante detalle. El himno que Lutero compuso en 1539, Vom Himmel hoch, da komm ich her, reproduce de manera prácticamente calcada la última línea melódica y armónica de Ein feste Burg ist unser Gott. Esta extraordinaria similitud sitúa las dos composiciones muy cercanas en el tiempo. Pero si, además, observamos que las dos tienen parecido aire musical, todo ello indicaría que ambas pertenecen a una segunda etapa creativa del Reformador. 
La teoría B que postuló el historiador K. F. T. Schneider, sugiriendo que el himno fue un tributo que Lutero hizo a su amigo Leonhard Kaiser, ejecutado en la hoguera en 1527 por no renunciar a sus ideas y fe, es otra hipótesis que no tiene más soporte histórico que la probabilidad. La correlación de ideas y escenarios parece excelente para sustentar la tesis, pero no disponemos de ninguna prueba o evidencia documental que lo certifique. No obstante, sí que por la fecha podría entrar dentro del trienio probable de composición, aludido anteriormente.
De las teorías C y D, prácticamente sucesivas en el tiempo, tampoco tenemos testimonios directos que acrediten su veracidad, aunque disponemos de algunas referencias de la época que indican que Ein feste Burg ist unser Gott ya era conocido en las iglesias reformadas. El historiador Merle d'Aubigné también apuntó a ello: «se cantaba durante la Dieta, no sólo en Augsburg, sino en todas las iglesias de Sajonia». Que el himno se cantara en las iglesias de Sajonia y, especialmente, en Augsburg, daría a entender que un tiempo antes a la Dieta de Augsburg (1530) podría ser su fecha de composición, propagándose con rapidez y teniendo una masiva aceptación.

En resumen, el conjunto de los datos expuestos nos da una idea aún más ajustada respecto a las circunstancias que llevaron a Lutero a escribir Castillo fuerte es nuestro Dios. Probablemente, la fecha de composición oscile entre 1526 y 1529. En el transcurso de esos años diversos sucesos pusieron a prueba su fe, convicción y resistencia física y emocional.[14] Son tiempos en que la peste hizo grandes estragos en Wittenberg, con muchas muertes, incluso entre sus propios familiares, incluyendo el fallecimiento de su pequeña Elisabeth. Asimismo, Lutero sufrió una grave enfermedad de la que poco a poco se recuperó en 1528. Es una etapa donde su pensamiento teológico fue atacado e impugnado desde distintos flancos. Son años en que Alemania temblaba bajo la sombra de la amenaza turca. Y también ocurrió la ejecución en la hoguera de su amigo Leonhard Kaiser por causa de su fe. Todo ello desembocaría en dos eventos de suma confrontación religiosa: la Dieta de Espira de 1529 y la de Augsburg de 1530. Es por estas argumentadas razones que sostengo que Ein feste Burg ist unser Gott fue el resultado de una larga y dilatada gestación de fe, confianza y dependencia de Dios en primera persona, que desembocaría poética y musicalmente en algún momento entre 1526 y 1529.

Un importante aspecto a considerar es su condición estilística. No se debería obviar que en el contexto musical de la época, la composición de Lutero conjugaba un formato bastante atractivo. Por una parte reunía la mejor tradición AAB de los Minnesänger, y por otra tenía un sostenido aire marcial y un sincopado movimiento que con los siglos se iría asentando. Curiosamente, la versión que hoy cantamos es mucho más ‘cuadrificada’ que la original. Esta transformación ha llegado hasta nosotros gracias a la simplificación estilística que a finales del siglo XVIII y durante el XIX se le dio para facilitar la interpretación congregacional, más lenta y con notas más igualadas. A modo de ejemplo, incluso en la cantata Ein Feste Burg Ist Unser Gott (BWV 80) de Johann Sebastian Bach se puede observar un aire bastante más sincopado respecto a la asentada versión que hoy disponemos. Es muy probable que la interpretación en las iglesias reformadas del siglo XVI fuera algo más viva que en la actualidad, y no cabe duda de que el sincopado dibujo melódico original o desplazamiento de acentos normalesproponía movilidad y acción, condición que en la actualidad ha quedado más matizada. No obstante y a pesar de estos detalles, cabe recordar que para el propio Lutero el himno era más un canto de consuelo (Trostlied) que de desafío (Trutzlied). El titulo que aparece en un folleto suelto con solo el texto sin ninguna notación melódica en una fecha posterior a 1529, así lo acredita: «Un himno de consuelo». Por lo tanto, no hay duda de que Lutero y sus compañeros lo consideraban un canto de consolación espiritual, pese a que sus contemporáneos muy rápidamente lo adoptaron como un himno de protesta y reivindicación religiosa y/o política.
Lutero adoptó una práctica muy común de construir melodías originales a partir de fórmulas melódicas o tipos de melodías. Tanto en Ein feste Burg ist unser Gott como en Vom Himmel kam der Engel Schar dos de sus corales más famosos, se aprecia un descenso controlado a través de la octava, desde el tónico superior al tónico inferior. Ambas empiezan arriba, con una fuerza que poco a poco va descendiendo, en una insinuación explorativa más de consuelo que de vitalidad. Este tipo de diseño melódico se da en otras posteriores composiciones reformadas de la época, como en Salve, ich grus dich schone de Hans Sachs o en All Morgen ist ganz frisch und neu de Johann Wlater. El esquema pertenece a un arquetipo europeo que se remonta a las canciones de los trovadores y al Minnesänger, por lo que claramente refuerza la idea de que Lutero innovó la música eclesial mediante incorporaciones estilísticas,[15] obviando en parte la gran tradición gregoriana. Su apuesta musical con Ein feste Burg ist unser Gott fue reflejar seguridad y fortaleza desde un robusto inicio en la octava alta, para delinear gradualmente un recorrido decreciente que conduciría a expresar confianza y consuelo, sin abandonar la convicción inicial. Es por ello que este modelo isométrico confirma aún más la idea de que Lutero compuso el himno en las fechas que anteriormente indiqué: en un tiempo en que diversas pruebas y dificultades de todo tipo habían fortalecido en gran manera su fe y confianza en Dios, por lo que el dibujo musical es muy elocuente de su realidad social y espiritual: una expresión de consuelo.

3 - DIFUSIÓN Y TRADUCCIONES

Rápidamente Ein feste Burg ist unser Gott alcanzó una gran popularidad. Crónicas de la época afirman que era muy conocido entre las iglesias de la Reforma y cantado en todo tipo de celebraciones, tanto religiosas como sociales. Insertado como un canto más dentro del calendario eclesial reformado, Lutero asignó el himno al tiempo de ayuno previo a la Pascua, pero pronto fue adoptado e interpretado por el pueblo como una canción de protesta y reafirmación.[16] Una leyenda cuenta que en 1532, una congregación en la ciudad de Schweinfurt cantó Castillo fuerte es nuestro Dios a un sacerdote aún no converso a los postulados de la Reforma, como una forma de reproche y reivindicación. Se cuenta que los jóvenes cantaban el himno por las calles de Schweinfurt, y consecuentemente pronto se introdujo la Reforma en la ciudad. El canto era una de las armas más activas para propagar la fe reformada. Ya en 1526, los aprendices de zapatero fueron denunciados al sacerdote de la ciudad porque cantaban cantos protestantes entre ellos. En la ciudad episcopal de Hildesheim se prohibió cantar en las calles debido a la pasión por los cantos de Lutero y las algaradas que ocasionaba.
Muy pronto Ein feste Burg ist unser Gott traspasaría los muros de los templos y hogares, convirtiéndose en el himno del pueblo y, consecuentemente, en un canto nacional interpretado en distintos actos nacionalistas.[17] De esta manera la Reforma Protestante fue considerada por la ciudadanía como un evento no solo espiritual y religioso sino nacional, de afirmación patriótica ante la opresión católico-romana y, también, ante la amenaza turca.
Más tarde, en el siglo XIX, el himno se convirtió en una indiscutible enseña del protestantismo. En un artículo de 1834, el diplomático y escritor Henry Blaze afirmó: «Ese himno, la Marsellesa de la Reforma, ha conservado hasta nuestros días su poderoso hechizo sobre los corazones alemanes». Y en 1878, el himnólogo Albert Friedrich Wilhelm Fischer[18] argumentó que era «el canto de triunfo de la iglesia protestante». La gran pujanza espiritual y sociológica de Castillo fuerte es nuestro Dios llevó al jesuita católico Joseph Mohr[19] autor del popular villancico Noche de Paz a escribir en 1875 Ein Haus voll Glorie schauet, una especie de contracanción, con similares metáforas de castillo y fortaleza divina ante un mundo hostil.[20] Y un siglo más tarde, el 28 de marzo de 1969, el himno había alcanzado tal notoriedad que fue entonado en la Catedral Nacional en el funeral del Presidente de Estados Unidos, Dwight David Eisenhower.[21]

Las traducciones de Ein feste Burg ist unser Gott a las distintas lenguas del planeta han sido muchas y muy variadas. El himnólogo bautista Harry Eskew[22] sostuvo que antes de 1900 se habían hecho más de ochenta traducciones a cincuenta y tres idiomas. El doctor en música sacra Rovin Leaver[23] estimó que hacia finales del siglo XX se cantaba en más de doscientas lenguas y se habían hecho cerca de cien traducciones al inglés.[24] Por su parte, en 1963 Cecilio McConnell aseguró que Castillo fuerte es nuestro Dios estaba traducido a «ciento setenta y una lenguas diferentes».[25]
En 1536 y a tan solo unos siete años de su composición, el himno ya había sido traducido al idioma sueco, probablemente por Olaus Petri.[26] Unos decenios más tarde su fama alcanzó nuevas cotas. La tradición dice que el rey Gustavo II Adolfo[27] de Suecia lo hizo interpretar cuando sus ejércitos marchaban a la Guerra de los Treinta Años, en el conflicto europeo de la Reforma y Contrareforma. Su gran divulgación fue aún más allá en lo político: en el siglo XIX fue adoptado como un himno del movimiento socialista sueco.

La primera traducción al inglés la realizó Myles Coverdale,[28] con el título Oure God is a defence and towre.[29] Data de 1539, aproximadamente unos diez años después de su composición, apareciendo en Goostly Psalmes y Spirituall Songes. Una adaptación más usada fue la de John Christian Jacobi,[30] God is our Refuge in Distress, Our strong Defence, publicada en 1722 en la Psalmodia Germanica. No obstante, una versión inglesa menos literal aunque más popular entre las denominaciones protestantes no luteranas fue A mighty fortress is our God,[31] realizada en 1853 por Frederick Henry Hedge.[32] Otra traducción inglesa muy conocida fue la de Thomas Carlyle,[33] que empieza con la frase A safe stronghold our God is still.
  Sin embargo, en 1868, en el Pennsylvania Lutheran Church Book se combinaron las traducciones de Thomas Carlyle y una de Williams M. Reynolds[34] con la primera línea de la famosa traducción de 1852 de Frederick H. Hedge. El resultado fue un texto que prácticamente palabra por palabra reflejaba el original alemán de Lutero, conservando el primigenio esquema de acentuaciones y rimas. Otras adaptaciones posteriores han ido ganado adeptos, como la más reciente de 1978, publicada en el Lutheran Book of Worship.

Las dos principales traducciones al francés, aparentemente fueron consecutivas en el tiempo, realizadas en 1845 por Henri Lutteroth,[35] una; y la otra proveniente de la recopilación anónima del Recueil de Montbéliard en 1847. Mientras que la traducción de Lutteroth, C'est un rempart que notre Dieu,[36] es muy parecida al original, especialmente en la textualidad, la del Recueil de Montbéliard parece captar mejor la intención de Lutero aunque sin tanta similitud léxica. Esta última no se encuentra recogida en Cantiques Spirituels de Strasbourg de 1758, por lo que se supone que la traducción no es anterior a la fecha indicada de la recopilación. Tras la fusión en 1938 de los himnarios luteranos y reformados de Francia bajo los auspicios de la Federación protestante con Louange et Prière, ambas versiones se incluyeron y aparecieron sucesivamente (#228 y #229).
En italiano, la traducción más popular es Forte Rocca è il nostro Dio,[37] de Giovanni Battista Niccolini,[38] un célebre dramaturgo del siglo XIX. Esta versión de 1858 se ajusta con gran corrección al original alemán, manteniendo un buen discurso narrativo que la ha hecho merecedora de ser publicada prácticamente en todas las recopilaciones del país.  En algunos himnarios italianos más antiguos, como Il nuovo innario evangelico de 1907 o Nuovi Inni e Salmi Spirituali de 1910, no constan las autorías de las traducciones ni tampoco del himno de Lutero. Y en otros ejemplares más tardíos del siglo XX, como Inni e cantici cristiani de 1972, tampoco aparecen. Esta ausencia ha dificultado el estudio musicológico, pudiendo provocar equívocos indeseados. En cuanto al texto, pese a que la traducción de Niccolini ha sido la más aceptada, otras adaptaciones o correcciones han aparecido en los últimos años. Una de las más usadas es Forte Rocca è il nostro Dio, de la filóloga Anna Belli.[39]
En portugués, el himno de Lutero fue traducido en 1886 por el gramático J. Eduardo von Hafe,[40] desde la versión castellana que Juan Bautista Cabrera había realizado en 1871. Sin embargo, Castelo forte é nosso Deus[41] no apareció en el primer himnario brasileño de lengua portuguesa, Salmos e Hinos de 1861,[42] ni tampoco en el Hinário Cânticos Sagrados publicado en 1867. No fue hasta 1891, en la edición bautista Cantor Cristão[43] una recopilación de 16 himnos, cuando apareció por primera vez, aunque no fue hasta 1924 que se incluyeron las partituras, en una reedición. Pese a que la primitiva versión de J. Eduardo von Hafe ha sido la más popular y aceptada, a lo largo de los años Castelo forte é nosso Deus ha sufrido múltiples traducciones y adaptaciones debido a la gran vitalidad musical portuguesa y, en especial, brasileña, y a las numerosas denominaciones evangélicas del país.

En las iglesias de habla castellana, Castillo fuerte es nuestro Dios[44] se encuentra en prácticamente todos los himnarios protestantes posteriores a 1878. La traducción más común en castellano es de Juan Bautista Cabrera.[45] El que fuera el primer obispo de la Iglesia Española Reformada Episcopal, la editó en 1871 en el Himnario para uso de las Iglesias Evangélicas, coleccionado y en parte compuesto por Juan B. Cabrera.[46] Pero Federico Fliedner,[47] al presentar el texto del himno en su biografía de Lutero de 1878 Martín Lutero. Biografía auténtica, escribió: «La traducción del alemán se ha hecho todo lo exactamente posible». La duda surge si realmente la traducción es de Juan Bautista Cabrera o también intervino Federico Fliedner.
La primera versión de Cabrera de 1871 tiene algunas diferencias respecto a la posterior de Fliedner de 1878, y también de la que aparecerá en otro Himnario para uso de la Iglesia Española Reformada, coleccionado por el Rev. Juan B. Cabrera[48] de 1887, coincidente con la versión de Fliedner. No obstante, más tarde, en sus Poesías religiosas y morales[49] de 1907, Cabrera incluyó el himno con la misma versión de 1887, con una nota a pie de página bastante aclaratoria: «Traducción del alemán ‘Ein' feste Burg ist unser Gott’, de Martín Lutero. No poseyendo el alemán me he servido de una versión inglesa».
En principio, parece difícil determinar de quien fue la traducción más popular y matriz en lengua castellana del himno de Lutero; pero la resolución es clara. En primer lugar, es seguro que Cabrera es el primero que presenta el canto en versión hímnica en 1871. En segundo lugar, está comprobado que la traducción del alemán de 1878 que incluye Fliedner en su libro es la misma que la de Cabrera en 1887 y 1907. Como conclusión, todo parece indicar que tanto Cabrera como Fliedner no dicen toda la verdad, esconden alguna información o hubo alguna pequeña discordia entre ambos por la calidad o idoneidad de la traducción, especialmente si nos atenemos a la posterior aclaración de 1907 de Cabrera que suena a enmienda o justificación: «No poseyendo el alemán me he servido de una versión inglesa».
En el intento de resolución de la incógnita, podemos certificar que Cabrera no sabía alemán, mientras que Fliedner era nativo en este idioma y seguramente no dominaría el castellano con suficiente desenvoltura, pese a su gran inmersión en la cultura y lengua española. Todo ello conduce a la probabilidad de que la primera versión de Cabrera (1871) fuera cotejada y supuestamente mejorada por Fliedner (1878), y que las posteriores ediciones (1887 y 1907) dieran como resultado la que hasta hoy ha sido la más popular.
Es relevante señalar que muy pronto la traducción de Cabrera llegó al continente americano, apareciendo por primera vez en México, en 1881, en el Himnario de la Iglesia Metodista Episcopal.[50] Años más tarde, en 1893, también se incluyó en el Himnario Evangélico para el uso de todas las iglesias, una edición neoyorquina de la American Tract Society. Y ya en 1907 se publicó en Philadelphia, en el Himnario Provisional con los cánticos según el uso de la Iglesia Episcopal Americana para congregaciones españolas.
A pesar de contar con más de un siglo de vida, el texto hímnico de Juan Bautista Cabrera prácticamente ha permanecido inalterable. Con todo, pequeñas variaciones se fueron produciendo en algunos himnarios sudamericanos en el intento de mejorar algunas expresiones, pero todas sustentadas en la versión del traductor español. Sin embargo, la adaptación a los nuevos tiempos ha obligado a hacer una importante revisión de carácter ética y de género. Uno de los ejemplos se encuentra en el himnario Adoración XXI,[51] en las últimas frases de la cuarta estrofa. Mientras que la traducción original dice: «Que lleven con furor / los bienes, vida, honor, / los hijos, la mujer…, / todo ha de perecer…, / de Dios el Reino queda», la nueva versión corrige la unívoca mirada masculina del siglo XVI, para afirmar: «Que lleven con furor / los bienes, vida, honor, / riquezas y poder, / todo ha de perecer: / de Dios el Reino queda».

La traducción al catalán de Ein feste Burg ist unser Gott Déu és l’auxili, un ferm castell[52] fue obra de Àngel Cortés Dejuan en 1966.[53] Pese a ser un buen conocedor del alemán, Cortés hizo una adaptación libre del himno bajo la inspiración original, con solo tres estrofas, incorporándolo en la primera edición del himnario en catalán Cants de Glòria, en 1968. Otras versiones al gallego y vasco se realizaron en 1997 con motivo del VI Congreso Evangélico Español, incluidas en una recopilación de himnos y alabanzas expresamente editada para la ocasión. La versión gallega —Castelo forte é o noso Deus—[54] la realizaron Xoan Carlos Caride[55] y Jaime Fernández Garrido.[56] La de euskera —Gotorleku bat da gure Jauna—[57] fue obra de Manuel Roncero.[58]

A lo largo de la historia, el himno de Lutero dio pie a múltiples arreglos y adaptaciones. Entre muchas, algunas de las más conocidas pertenecen a la época barroca, al clasicismo y al romanticismo. En 1729 o 1730, Johann Sebastian Bach escribió la cantata de la Reforma Ein Feste Burg en el bicentenario de la Confesión de Augsburg. En 1746, Georg Friedrich Händel[59] creó An occasional oratorio (HWV 62) con el aria To God, our strength. En 1825, Ludwig van Beethoven[60] compuso un canon con el mismo nombre. En 1830, Felix Mendelssohn[61] escribió la Sinfonía nº 5 en Re Mayor, Op. 107, conocida como la Sinfonía de la Reforma, desarrollada en torno al famoso himno y creada en conmemoración del tricentenario de la Confesión de Augsburg. En 1836 vio la luz la gran ópera Los hugonotes, de Giacomo Meyerbeer,[62] introduciendo el coral de Lutero como tema central de la obra. Esta ópera cuenta los eventos que culminaron en la histórica y terrible Noche de San Bartolomé, en 1575, cuando miles de hugonotes fueron cruelmente asesinados por católicos en un intento de limpiar Francia de la influencia protestante. En 1871, Richard Wagner[63] compuso su patriótica obra con fragmentos de Ein Feste Burg. Y en 1938, Richard Strauss[64] estrenó Friedenstag, Op. 81; una obra, Día de paz, que expresa sentimientos antibélicos.
Ya en el siglo XXI cabe destacar la obra Pop-Oratorium Luther, escrita por Dieter Falk[65] y Michael Kunze,[66] estrenada el 31 de octubre de 2015 en Dortmund, con orquesta sinfónica, banda, solistas y un coro de 3.000 cantantes. El evento formó parte del 500 aniversario de la Reforma en 2017, organizado en cooperación con la Iglesia Evangélica alemana y otros proyectos asociados, con cantantes de corales de iglesia, coros pop y gospel, grupos vocales escolares y juveniles y otros cantantes sin afiliación coral, alcanzando en total los 20.000 participantes. El concierto final de la gran gira se celebró en Berlín, con una masa coral de más de 4.300 cantantes.

Tras millones de interpretaciones y numerosas traducciones, versiones o adaptaciones por todo el planeta, Ein feste Burg ist unser Gott se ha convertido en una comunitaria expresión de fe del protestantismo. La personalizada reflexión del Salmo 46 de Lutero ha venido a ser un atemporal canto del cristianismo. En su texto se reúnen muchas de las esencias de la teología reformada, traspasando los umbrales de cualquier tiempo, uso y costumbre. En realidad, Castillo fuerte es el padre de los himnos. Con él se recuperó la tradición neotestamentaria del canto congregacional que había quedado arrinconada por la especialización musical del sacerdocio católico-romano. Y, también, se estableció un modelo himnológico que seguirían todos los compositores cristianos posteriores. Fue la semilla que nutrió de contenido la historia de la himnología, alcanzando incluso hasta las últimas y modernas alabanzas de las iglesias contemporáneas.




     [1] La versión que incluyo es una traducción literal del alemán.
     [2] John Julian (1839–1913) fue un himnólogo y clérigo de la Iglesia Anglicana de Inglaterra, y editor del A Dictionary of Hymnology, que aún hoy sigue siendo una referencia para los estudiosos de los himnos y la himnología protestante. También escribió Concerning Hymns (1874), History of the Use of Hymns in Public Worship, y Carols, Ancient and Modern (1900).
     [3] Christian Johann Heinrich Heine (1797–1856) fue un poeta, periodista, ensayista y crítico literario alemán, conocido fuera de Alemania por su poesía lírica temprana.
     [4] La Dieta de Worms o dieta de Ausburg –Wormser Reichstag– fue una asamblea de los príncipes del Sacro Imperio Romano Germánico llevada a cabo en Worms (Alemania) del 28 de enero al 25 de mayo de 1521. El aspecto históricamente más relevante de la Dieta fue la comparecencia de Martín Lutero, quien fue convocado para que se retractara de sus 95 tesis. Del 16 al 18 de abril, Lutero habló delante de la asamblea, pero en vez de abjurar, defendió con energía su actitud y convicciones espirituales.
     [5] La tajante argumentación y defensa de Lutero en la Dieta de Worms fue: «A menos que no esté convencido mediante el testimonio de las Escrituras o por razones evidentes —ya que no confío en el Papa ni en su Concilio, debido a que ellos han errado continuamente y se han contradicho— me mantengo firme en las Escrituras a las que he adoptado como mi guía. Mi conciencia es prisionera de la Palabra de Dios, y no puedo ni quiero revocar nada reconociendo que no es seguro o correcto actuar contra la conciencia. Que Dios me ayude. Amén».
     [6] Karl Friedrich Theodor Schneider (1821–1895) fue un teólogo, escritor e historiador de la iglesia alemana de finales del siglo XIX, prolífico en documentos sobre Lutero. Entre sus trabajos se cuenta el Deutsche Zeitscrift für christliche Winssenschaft und christliches leben (1850-1861), del que fue editor, y las ediciones Die Tischgebete in Luter's Katechismus (1880) y Der Brief Pauli an Die Philipper, in Berichtigter Lutherscher Uebers (1849).
     [7] Leonhard Kaiser (1480–1527) fue un teólogo y reformador alemán que fue ejecutado en la hoguera en Schärding, tras haber sido acusado de hereje por no renunciar a su fe. El 16 de agosto de 1527 fue llevado a la hoguera. En el camino consoló a su sirviente, despidiéndose: «esto es lo que hace la carne». Cuando lo ataron junto a la leña y prendieron fuego, pidió a la gente que le rodeaba que se uniera al canto Komm Heiliger Geist, un himno que en 1524 Martín Lutero había escrito la segunda y tercera estrofa. Las últimas palabras antes de morir fueron: «Jesús, soy tuyo, bendíceme».
     [8] Jean-Henri Merle d'Aubigné (1794–1872) fue un ministro protestante e historiador de la Reforma nacido en Suiza e hijo refugiados protestantes franceses. Después de un tiempo como pastor en Hamburg y Bruxelles, a su regreso a Suiza fue invitado a ejercer de profesor de Historia de la Iglesia en el seminario de Merle d'Aubigné, además de proseguir su ministerio en diferentes campos, también promoviendo la Alianza Evangélica.
     [9] En tan sólo once semanas, Lutero tradujo el Nuevo Testamento del griego al alemán. La obra, revisada posteriormente por Melanchthon y otros especialistas, fue impresa y publicada en 1522. En los años siguientes se publicaron partes del Antiguo Testamento y, finalmente, en 1534, apareció la edición completa de la Biblia en idioma alemán, gozando de una gran difusión.
     [10] Paul Nettl, musicólogo checoslovaco que fue director del departamento musical de Ia Universidad de Indiana, consideró que el himno surgió como consecuencia de la Dieta de Spira, en 1529. Por su parte, el religioso católico Ricardo García-Villoslada, después de apuntar que su autor la hizo imprimir en 1529, sostiene que Lutero «debió de componerla a principios de 1528». En el campo evangélico español, el misionero alemán Federico Fliedner afincado en Madrid, en 1870 aseguraba en su obra Martín Lutero. Biografía auténtica (Librería Nacional y Extranjera, Madrid, 1878; reedición Martín Lutero. Su vida y su
Obra, Terrassa, 1980) que Lutero entonó este himno cuando iba camino de Worms para comparecer en la Dieta de 1521. Otra de las tentativas fue la de Cecilio McConnell, que en su libro La historia del himno en castellano (El Paso, 1987) sostuvo que Lutero lo creó en 1523.
     [11] De Jobst Gutknecht (también Jodocus Gutknecht) no se tienen datos, excepto que de 1514 a 1542 ejerce como editor e impresor en Nürnberg. Imprime libros y periódicos de gran formato, además del Achtliederbuch.
     [12] La Dieta de Worms (Wormser Reichstag) fue una asamblea de los príncipes del Sacro Imperio Romano Germánico llevada a cabo en Worms (Alemania) del 28 de enero al 25 de mayo de 1521. Lutero llegó el martes 16 de abril de 1521 y fue alojado en la casa de los Caballeros de San Juan. Al día siguiente, a las seis de la tarde, apareció ante la dieta convocada en el palacio episcopal, que estaba presidida por el recién nombrado emperador Carlos V. Martín Lutero fue convocado para que se retractara de sus famosas tesis. Del 16 al 18 de abril, Lutero habló delante de la asamblea, pero en vez de abjurar, defendió con energía sus tesis. El año anterior, el papa León X había emitido la bula Exsurge Domine, exigiendo que Lutero se retractara de 41 de las 95 tesis en las que criticaba las prácticas y costumbres de la Iglesia católica. Lutero fue convocado por el emperador para que compareciera ante la Dieta Imperial. El príncipe Federico III, elector de Sajonia, obtuvo una concesión mediante la cual a Lutero le sería concedido un salvoconducto para acudir y regresar desde el lugar del encuentro. Tal garantía era esencial después del trato recibido por Jan Hus, quien fue procesado y ajusticiado en el Concilio de Constanza de 1415 a pesar de que poseía un salvoconducto.
     [13] Por su importancia histórica, incluyo toda la oración: «Dios Todopoderoso y Eterno; ¡qué cosa tan vil es el mundo! ¡Cómo se abren en él las bocas de los hombres; cuán pequeña es la confianza de los hombres en su Dios! ¡Qué débil y temerosa es la carne, y qué poderoso y activo el diablo con sus apóstoles y sabios del mundo! ¡Cuán pronto abandonan las cosas celestiales y corren a su perdición, yendo a los infiernos por el mismo ancho camino que los impíos y la muchedumbre del mundo. Ellos miran solamente lo que es grande y poderoso, magnífico y fuerte ante sus ojos, y lo que tienen apariencias exteriores. Si yo hubiera de imitarlos, pronto me vería abandonado y juzgado por el mundo! ¡Dios mío, oh Dios mío; tú sólo eres Dios, el Dios mío! ¡Ayúdame tú contra toda la razón y sabiduría del mundo entero! ¡Tú debes hacerlo, y sólo Tú, porque la causa no es mía, sino tuya; por mi persona no tengo nada que ver con ella, ni tampoco con estos hombres poderosos en el mundo. Porque yo por mi parte podría tener tranquilos y quietos mis días en el mundo y vivir sin perturbación. Pero tuya es la causa, Señor, la causa justa y eterna! Ayúdame tú ¡oh Dios mío!, fiel y eterno. Yo no tengo confianza en ningún hombre. Todo sería en vano, nada me aprovecharía. ¡Todo lo que es carne y confía en carne, es falible y perecedero! ¡Oh, Dios, oh, Dios! ¿No me escuchas, mi Dios? ¿Estás muerto? No, no puedes morir; solamente te escondes de tus criaturas. ¿No me has elegido para esta causa, según creo saber de cierto? Te lo pregunto; ¡y si así es, Tú debes dirigir mis pasos! Porque nunca en mi vida me habría propuesto oponerme a señores tan grandes y poderosos, y nunca lo hubiera pensado. ¡Pues bien, Dios mío; ayúdame en el nombre de tu Hijo querido Jesucristo, que ha de ser mi protección y mi amparo, mi castillo fuerte, mi poder en la fuerza del Espíritu Santo! Señor, ¿dónde te escondes? ¿Por qué tardas? Tú, Dios mío, ¿dónde estás? ¡Ven, ven!; ¡yo estoy pronto hasta perder mi propia vida, paciente como un cordero! Porque justa es la causa y tuya es; y por lo tanto, no me separaré de ella y de Ti en toda la eternidad. Así lo resuelvo ahora en tu nombre. Porque el mundo nunca podrá constreñir mi conciencia, aunque estuviera lleno de diablos. Y no temo, aunque mi cuerpo, que es obra y criatura de tus manos, fuese en esta empresa destruido o despedazado; porque tu palabra y tu espíritu me quedarán; los enemigos pueden atacar sólo el cuerpo; el alma es tuya, a Ti pertenece y permanece también contigo por toda la eternidad. Amén. Dios mío, ayúdame. Amén».
     [14] El 31 de diciembre de 1527, Lutero escribió de sí mismo en tercera persona a Jacob Propst en Bremen: «Todos estamos en buen estado de salud excepto Lutero, que está físicamente bien, pero exteriormente todo el mundo y por dentro el diablo y todos sus ángeles le hacen sufrir». El 1 de enero de 1528, escribió a Gerhard Wiskamp de la hermandad de Herford diciendo: «Este período de tentación ha sido, de lejos, el peor. Desde mi juventud he sabido este tipo de cosas, pero que se intensificaría tanto es algo que no esperaba». En esos años también murió la pequeña Elisabeth (1527-1528), con tan solo ocho meses.
     [15] Algunas fuentes, más populares que académicas, han sostenido que Lutero incorporó a la música eclesial canciones de taberna. Este extremo no se ha podido demostrar. Sí que se ha podido constatar que adaptó o copió algunas formas estilísticas no religiosas, como por ejemplo el modelo AAB de Castillo fuerte.
     [16] Otras canciones luteranas también se utilizaron como forma de protesta. Los artesanos de Göttingen interrumpieron una procesión el día de Corpus Christi con cantos reformados y otras canciones salmódicas alemanas, hasta el punto de que el kyrie eleis ya no se oía. En el valle de Gastein, cerca de Salzburg, se dice que los ciudadanos interrumpieron los funerales de una manera similar.
     [17] En la historia se recogen casos como el Festival estudiantil de Wartburg de 1817, un acto donde se cantaba el himno de Lutero con fuertes aires nacionalistas.
     [18] Albert Friedrich Wilhelm Fischer (1829–1896) fue un pastor reformado e himnólogo alemán. Entre sus trabajos más importantes se incluyen dos diccionarios, conteniendo reseñas de más de 4.500 himnos.
     [19] Joseph Franz Mohr (1792–1848) fue un sacerdote y compositor austriaco, autor de la letra del conocido villancico navideño Noche de paz.
     [20] A pesar de su pedigrí protestante, Ein feste Burg ist unser Gott en casiones se ha usado en misas católicas, apareciendo, por ejemplo, en la segunda edición del Libro católico de loa publicado por la Conferencia canadiense de obispos católicos.
     [21] Dwight David Eisenhower (1890–1969) fue un militar y político que sirvió como el 34º presidente de los Estados Unidos entre 1953 y 1961.
     [22] Harry Eskew (1940–) es un himnólogo y musicólogo norteamericano, licenciado por el New Orleans Baptist Theological Seminary con un Master of Sacred Music en 1960 y doctorado en musicología por la Tulane University en 1966.
     [23] Robin A. Leaver (1939–) es graduado del Trinity College (Bristol, Inglaterra), doctorado de la Rijksuniversiteit, Groningen (Holanda), profesor emérito de música sacra de la Westminster Choir College of Rider University, profesor honorario en la Queen's University de Belfast (Irlanda del Norte) y experto en la música de Johann Sebastian Bach.
     [24] Leaver, Robin A. ‘A mighty fortress is our God’, The Hymnal 1982 Companion, vol. 3B (1994), págs. 1280–1281.
     [25] Cecilio McConnell. La historia del himno en castellano (El Paso, 1963, 1968 y 1987)
     [26] Olaus Petri u Olof Pettersson (1493–1552) fue un reformador, humanista e historiador sueco. De 1516 a 1518 estudió filosofía en Wittenberg, conociendo a Martín Lutero.
     [27] Gustavo II Adolfo de Suecia (1594–1632), rey de Suecia de 1611 a 1632, es considerado como uno de los reyes suecos más prominentes de todos los tiempos. Fue un gran estratega, participando en cuatro guerras internacionales, de las cuales la que le daría mayor renombre fue la Guerra de los Treinta Años en Alemania, participación que le valió los apelativos de El León del Norte y Gustavo Adolfo el Grande.
     [28] Myles Coverdale (1488–1569), fue un reformador inglés, predicador y por poco tiempo obispo de Exeter. Básicamente es conocido como traductor de la Biblia. Produjo la primera traducción completa de las Escrituras al inglés, cuya edición se terminó el 4 de octubre de 1535.
     [29] 1ª estrofa: «Oure God is a defence and towre, / A good armoure and good weape; / He hath been ever oure helpe and succoure, / In all the troubles that we have ben in».
     [30] John Christian Jacobi (1670-1750) nació en Alemania, aunque gran parte de su vida la pasó en las Islas Británicas. Fue un prolífico traductor y distribuidor de libros religiosos, particularmente pietistas.
     [31] 1ª estrofa: «A mighty Fortress is our God, / A Bulwark never failing; / Our Helper He amid the flood / Of mortal ills prevailing: / For still our ancient foe / Doth seek to work us woe;/ His craft and power are great, / And, armed with cruel hate, / On earth is not his equal».
     [32] Frederic Henry Hedge (1805–1890) fue un ministro unitario de Nueva Inglaterra y fundador del Transcendental Club, originalmente llamado Hedge's Club, y muy activo en el desarrollo del Transcendentalismo. Fue uno de los estudiosos más destacados de la literatura alemana en los Estados Unidos.
     [33] Thomas Carlyle (1795–1881) fue un historiador, crítico social y ensayista escocés. Estudió teología en la Universidad de Edimburgo con la intención de convertirse en pastor, pero perdió la fe en una crisis personal, abandonando sus estudios, aunque siempre siguieron vivos en él los valores cristianos.
     [34] En 1863, William M. Reynolds escribió un artículo en The Evangelical Quarterly Review en el cual discutió las traducciones inglesas, proporcionando él mismo dos: una versión literal y una variación.
     [35] Ascan Henri Théodore Lutteroth (1802–1889) nacido en Leipzig, fue un periodista francés y evangelista de origen alemán. Participó en la fundación de varias empresas cristianas, entre ellas la Société évangélique de Francia, la Société des traités religieux, la Société de l'histoire du protestantisme français y la Société française pour l'abolition de l'esclavage, en 1834. También fundó varios periódicos. Y en 1834 publicó una colección de himnos hugonotes, titulada Chants chrétiens, con gran distribución y muchas reediciones.
     [36] 1ª estrofa : «C'est un rempart que notre Dieu, / Une invincible armure, / Notre délivrance en tout lieu, / Notre défense sûre. / L'ennemi contre nous / Redouble de courroux, / Vaine colère!  / Que pourrait l'adversaire ? / L'Éternel détourne ses coups».
     [37] También titulada Una solida fortezza è il nostro Dio.
1ª estrofa: «Forte rocca è il nostro Dio, / Nostra speme in Lui si fonda. / Ne sostien benigno e pio, / Nell'angoscia più profonda. / Il tristo tentator, / A noi fa guerra ognor. / Astuzia e frode / Son l'armi sue tremende, / Ma da lor Dio ne difunde».
     [38] Giovanni Battista Niccolini (1782–1861) fue un dramaturgo italiano que escribió varias tragedias de tema histórico y patriótico, ya que su tema preferido era la redención nacional y la libertad de las personas. En política era un liberal, republicano y anticlerical, lo que, en principio, contrasta con que fuera el traductor de Ein feste Burg ist unser Gott.
     [39] Anna Belli (1961–) es licenciada en lenguas modernas y literatura extranjera. Ha traducido más de 100 poemas e himnos del himnario evangélico alemán, el Evangelisches Gesangbuch, para el Gesanbuch Cancionero, el nuevo himnario de la Iglesia Evangélica Luterana en Italia.
     [40] J. Eduardo von Hafe fue un gramático portugués de ascendencia alemana, muy activo en la regulación del idioma.
     [41] 1ª estrofa: «Castelo forte é nosso Deus, / espada e bom escudo; / Com seu poder defende os seus / em todo transe agudo. / Com fúria pertinaz / persegue Satanás, / com artimanhas tais / e astúcias tão cruéis, / que iguais não há na terra».
     [42] Salmos e Hinos fue la primera edición impresa en la tipografía universal de Laemmert, en 1861, en Río de Janeiro. Contenía solo 50 cantos y fue usado por primera vez el 17 de noviembre de 1861 en un culto en la Iglesia Evangélica, dos años más tarde Iglesia Evangélica Fluminense.
     [43] El Cantor Cristão fue publicado en 1891, y su primera versión contenía solo 16 himnos. Las ediciones se sucedieron, siempre con himnos nuevos. En 1921 salió la 17ª edición del himnario, ya con 571 cantos, de los cuales 102 eran de autoría o traducción de Salomón Luiz Ginsburg.
     [44] TRADUCCIÓN ORIGINAL DE J. B. CABRERA:
1. «Castillo fuerte es nuestro Dios, / defensa y buen escudo; / con su poder nos librará / en este trance agudo. / Con furia y con afán / acósanos Satán: / por armas deja ver / astucia y gran poder. / Cual él no hay en la tierra».
2. «Nuestro valor es nada aquí, / con él todo es perdido; / Mas con nosotros pugnará / de Dios, el escogido. / ¿Sabéis quién es? Jesús, / el que venció en la cruz, / Señor de Sabaoth; / y pues Él solo es Dios, / Él triunfa en la batalla».
3. «Aun si están demonios mil / prontos a devorarnos, / no temeremos, porque Dios / sabrá aún prosperarnos. / Que muestre su vigor / Satán, y su furor, / dañarnos no podrá, / pues condenado es ya / por la Palabra Santa».
4. «Sin destruirla dejarán, / aun mal de su grado, / esta Palabra del Señor; / Él lucha a nuestro lado. / Que lleven con furor / los bienes, vida, honor, / los hijos, la mujer… / todo ha de perecer… / de Dios el Reino queda».
     [45] Juan Bautista Cabrera Ivars (1837–1916) fue un poeta, historiador eclesiástico y teólogo anglicano español, primer obispo de la Iglesia Española Reformada Episcopal (1896–1916). En su haber como buen poeta y músico aficionado, consta la traducción al castellano de numerosos himnos ingleses y alemanes que durante años formaron parte de los himnarios evangélicos españoles.
     [46] Himnario para uso de las Iglesias Evangélicas, coleccionado y en parte compuesto por Juan B. Cabrera (Sevilla; Imprenta El Cristiano, 1871).
     [47] Fritz, Friedrich o Federico Fliedner Bertheau (1845–1901) fue un teólogo, pastor, misionero, filántropo, periodista, editor, escritor y poeta evangélico alemán naturalizado español, hijo del teólogo evangélico Theodor Fliedner y padre de los también escritores Jorge Fliedner Brown, Catalina Fliedner Brown y Juan Fliedner Brown, y abuelo de Elfriede Fliedner Klingender, hija de este último.
     [48] Himnario para uso de Ia Iglesia Española Reformada, coleccionado por el Rev. Juan B. Cabrera. Madrid; Imprenta de J. Cruzado, 1887.
     [49] Poesías religiosas y morales. Madrid, Establecimiento Tipográfico de Idamor Moreno, 1904 (en la portada, 1907).
     [50] Himnario de la Iglesia Metodista Episcopal. México: Imprenta de la Iglesia Metodista Episcopal, 1881.
     [51] Adoración XXI, himnario editado por la Unión Evangélica Bautista Española en febrero de 2006.
     [52] 1ª estrofa: «Déu és l’auxili, un ferm castell, el gran refugi nostre. Res no temem al costat d’Ell: si Déu és amb nosaltres! Ja poden bramular les ones de la mar. No pot pas trontollar el nostre cor humà: si Déu és amb nosaltres!»
     [53] Àngel Cortés Dejuan (1924–2003) fue un activo y destacado cristiano evangélico dentro del protestantismo en Cataluña, por su lucha por la democracia y la libertad del país, y por la normalización del catalán en las iglesias protestantes. Desde que se convirtió en 1956, se implicó muy activamente en distintos ministerios eclesiales y con distintas organizaciones paraeclesiales, como Juventud para Cristo, Campus Crusade for Christ y Fundació Bíblica de Catalunya. Fue presidente y secretario general del Consel Evangèlic de Catalunya.
     [54] 1ª estrofa: «Castelo forte é o noso Deus, defensa e bo escudo; co seu poder nos librará neste trance agudo. Con furia e con afán acósanos Satán; por armas deixa ver astucia e gran poder. Como el non hai na terra».
     [55] Xoan Carlos Caride (1961–) es cristiano evangélico y letrado del Parlamento de Galicia.
     [56] Jaime Fernández Garrido (1960–) es Doctor en Pedagogía por la Universidad Complutense de Madrid, compositor y profesor de piano. Desde hace más de 25 años dirige el programa evangélico en Radio y Televisión de Galicia ‘Nacer de novo’. Es autor de diversos libros.
     [57] 1ª estrofa: «Gotorleku bat da gure Jauna, aterpe eta babeski.Bere indarra libratzeko gurealde dago beti.Gure etsaiak amorrazio biziz erasotzen gaitu,hau bezalakorik ez da ikusten lurrean».
     [58] Manuel Roncero V. (1958–) es profesor de enseñanza secundaria y de religión evangélica. Ha estudiado teología en la Universidad de Deusto.
     [59] Georg Friedrich Händel (1685–1759) fue un compositor alemán, posteriormente nacionalizado inglés, considerado una de las figuras cumbre de la música del Barroco y uno de los más influyentes compositores de la música occidental y universal.
     [60] Ludwig van Beethoven (1770–1827) fue un compositor, director de orquesta y pianista alemán. Su legado musical abarca, cronológicamente, desde el Clasicismo hasta los inicios del Romanticismo musical.
     [61] Jakob Ludwig Felix Mendelssohn Bartholdy (1809–1847) fue un compositor, director de orquesta y pianista de música romántica alemán, de ascendencia judía y más tarde convirtiéndose al protestantismo.
     [62] Giacomo Meyerbeer (1791–1864) fue un compositor alemán de ópera de origen judío, descrito como el compositor escénico más exitoso del siglo XIX.
     [63] Wilhelm Richard Wagner (1813–1883) fue un compositor, director de orquesta, poeta, ensayista, dramaturgo y teórico musical alemán del Romanticismo. Destacan principalmente sus óperas, calificadas por él mismo como «dramas musicales», en las que, a diferencia de otros compositores, asumió también el libreto y la escenografía.
     [64] Richard Georg Strauss (1864–1949) fue un destacado compositor y director de orquesta alemán cuya larga trayectoria abarca desde el romanticismo tardío hasta la mitad del siglo XX.
     [65] Dieter Falk (1959–) es un productor alemán de música, teclista, arreglista y compositor. Ha editado numerosos discos propios y de otros artistas, tocando con figuras de la música internacional como Abraham Laboriel, Alex Acuña, Lee Konitz, Jerry Hey, Katja Ebstein, Amy Grant, Kenny Rogers, Chuck Findle o Dann Huff.
     [66] Michael Rolf Kunze (1943–), aunque nacido en Praga, es uno de los principales letristas y libretistas del teatro musical alemán. Es conocido por musicales de éxito como Elisabeth (1992), Dance of the Vampires (1996), Mozart! (1999), Marie Antoinette (2006) y Rebecca (2006).